Siguen este blog

jueves, 4 de junio de 2015

"...Muerto, fusilado, asesinado por terroristas canallas que mentían, que prevalecían por la fuerza del terror sembrado, que amedrentaban, que tenían armas, que las usaban, que mataban...": La Memoria al servicio de la Justicia. Día 155

¿Dónde nacen los odios? ¿Dónde se asientan los rencores? ¿En dolores diferidos que traspasan generaciones? ¿En injusticias jamás resueltas, así pasen los años? Un encuentro insospechado nos lleva a lugares inimaginados. En ocasiones, si nos dejamos conducir mansamente a través de los más enrevesados meandros de los ríos perdidos, nos sentimos transportados a tiempos llenos de luces. O de sombras.

Hoy, mi casual asistencia a la presentación de la última obra de Jesús Maeso sobre un cartógrafo español en China que lucha por reivindicar la memoria de su padre injustamente ejecutado por la justicia del Rey ("La caja china"), me hace explorar indeseadamente sendas poco holladas. Hablar del dolor es doloroso; hablar de ese dolor que sólo intuyo, que nada más imagino y que nunca experimenté, que recreo, agrando, encojo, tergiverso o transformo, ese dolor que no es mío si no que es de otros, de mis ancestros nunca conocidos, también duele.

Nunca supe demasiado de mi abuelo. Siempre que pregunté por él me dijeron que había muerto en la guerra. Sin más. Sólo eso. Y siempre que inquirí a mi padre sobre cuál había sido su papel en ella se me dijo que la había perdido, pero que vivíamos bien y ahora era mejor callar. Viví o contemplé desde la distancia como tantos otros de mi generación un mundo lleno de omisiones, silencio y dolor contenido. Y todo eso, tras un muerto en casa y un preso de por vida, nunca curado, nunca rehabilitado de sus heridas.

Con los años y a fuerza de comprender y entender que por fin era libre, mi padre habló y pudo explicar que su padre, mi abuelo, era un hombre culto, formado, técnico titulado al servicio del Pueblo, responsable, profundamente respetado por la sociedad con la que se había comprometido, republicano a carta cabal, entregado a su trabajo, a la República y a sus ideales y que por ellos había sido asesinado, mucho después de acabar la maldita y malllamada guerra que de incivil lo tenía todo. Juzgado en una parodia de proceso, muerto, fusilado, asesinado por terroristas canallas que mentían, que prevalecían por la fuerza del terror sembrado, que amedrentaban, que tenían armas, que las usaban, que mataban. Asesinado. Asesinado.

Y mi padre y tantos millones de padres y madres, de hijos e hijas, de hermanos y hermanas aterrorizados, debieron callar, por miedos omitidos, por prudencia, por silencios diferidos. ¿Dónde nacen entonces los odios? ¿Dónde se asientan en substancia los rencores? ¿Cuándo ocurrió que los nietos nos convirtiéramos en justicieros y paladines de los abuelos perdidos y nunca conocidos? ¿Y por qué sentimos como propias en nuestra entrañas las injusticias de las que fueron víctimas? Carezco de respuestas. Porque en este terrible y desigual mundo olvidadizo que prefiere desterrar y liquidar recuerdos, nada puedo aportar para oponerme a su desmemoria, excepto mi testimonio por los que se fueron callando, por sus miedos siempre omitidos, por aquella prudencia extrema, por esos silencios diferidos que querían proteger la continuidad de un rebelde linaje. Mi continuidad. La tuya.


Republicanos asesinados. Fuente de la imagen: guerredespagne.canalblog.com

2 comentarios:

José Luis Rojas Lanzarote dijo...

Quiero, aseverar, que ese silencio atormentado ño he vivido yo y hasta me he revelado contra ese silencio, que no es más, que un terror inmenso que se me ha pegado en mi piel y que no consigo despegar. Hoy estuve en clase en la Universidad y casualidad del destino, también se me pegó a mi piel. Tocaba el régimen sanguinario de Franco y yo no me fuí de clase, por respeto a la Universidad, a mis compañeros de clase y a mi profesor. Pero, yo seguí con esa sensación de que tenía pegado el terrorismo de los que tenían armas, disparaban esasa armas y hacien que la sangre, la sangre de esos padres y abuelos que solo tenían ideales de LIBERTAD. Yo como aquellos, tengo esos ideales y lucho por la IIIª REPÚBLICA. ¡¡¡VIVA LA IIª REPÚBLICA Y LOS CIENTOS DE MILES DE CIUDADANOS QUE SUCUMBIERON BAJO EL TERROR!!!

Anónimo dijo...

Fui testigo del miedo de mi madre y del obstinado silencio en el que se encerró después de haber sido represaliada por el franquismo.
Antes de morir evocaba en voz alta las torturas y los crímenes que había presenciado.
Ni olvido. Ni perdón.
Haydée González