Siguen este blog

martes, 26 de noviembre de 2013

Alemania tortura al Pueblo español

Son estos, tiempos en los que resulta esfuerzo baldío convencer a nadie de que estamos siendo víctimas, no de una crisis, sino de una estafa premeditada. Y es que es tarea de titanes substraerse de la general opinión imperante y mantenerse al margen del intento desvergonzado de unos pocos, de hacernos creer que la culpa de lo presente la tienen los excesos presupuestarios del pasado; que los responsables son la Política y nuestra supuesta ingenuidad ciudadana; que sólo nos resta la resignación amedrentada ante los hechos consumados; y que la rebeldía es inútil.

Pero no. No es hora de claudicaciones. Reivindico desde aquí la plena vigencia de la Revolución y de la Política y proclamo, como tant@s otr@s antes que yo, que la estafa tiene como propósito esconder la desvergonzada maniobra de hurtar rentas a las clases medias y bajas y migrarlas hacia las altas mediante la supresión de derechos esenciales y fundamentales, tales como el acceso a la sanidad, a la seguridad social y a la educación universal, a la cultura, el transporte, los medios de comunicación públicos, la justicia independiente y gratuita, la libre expresión, la libre manifestación y reunión...

Esta prescripción de derechos, que son y debieran ser potestativos de la Ciudadanía y no otorgados por el Estado y sus administradores accidentales, ha venido inducida desde hace décadas por las arteras maniobras del Fondo Monetario Internacional, el Banco Europeo y la Comisión Europea --en definitiva, la Troika-- como consecuencia de la presión de lobbies megacapitalistas transnacionales (club Bilderberg, Comisión Trilateral, Council on Foreign Relations...) y ha sido ejecutada con entusiasmo y mano férrea por el Banco Alemán y la ultraderecha económica y política de ese país, representada por la CDU y liderada por Ángela Merkel.

Las consecuencias de la pérdida de rentas y la prescripción de derechos son terribles. A modo y manera de sus abuelos y padres hitlerianos y actuando como perros de presa de sus amos, los ultraderechistas alemanes y sus émulos españoles están provocando en España una auténtica masacre social: 6.000.000 de parados; 10.000.000 de pobres; 800.000 personas sin tarjeta sanitaria; 500.000 jóvenes expatriados en busca del sustento más básico; 300.000 desahuciados desde 2006; cientos de miles de abandonos en bachillerato y universidad por carencia de recursos familiares; caída en picado de salarios y pensiones y liquidación de subsidios; robo de depósitos bancarios; aumento salvaje de impuestos; miles de detenciones policiales; decenas de miles de multas gubernativas... Y muertos, muchos muertos. Por suicidio, por enfermedad inducida, por desesperación... Y espíritus aniquilados.

Los reaccionarios ultras neocon alemanes y sus sicarios PePeros mantienen amedrentada y sometida a la ciudadanía española y cada día ofician entre nosotros con menos sutileza y más crueldad, tal y como lo hacían sus antepasados ideológicos cuando hace 75 años practicaban el terror durante el desarrollo del mayor acto terrorista cometido nunca en el orbe terrestre: la (injustamente) conocida  como Guerra Civil española. Injusta, porque nunca fue guerra, pues consistió en un salvaje atentado contra civiles, orquestado por funcionarios armados traidores apoyados por escuadrones de la muerte falangistas, cedistas y renovados; injusta, porque nunca fue civil, ni cainita, ni contienda fraticida, pero sí una premeditada y alevosamente preparada labor de exterminio, ordenada por el Capital y la Iglesia contra las clases medias y bajas que se habían atrevido a alzar la cabeza exigiendo justicia y redistribución de la riqueza; injusta, porque nunca fue española pues miles de bárbaros (17.000 nazis alemanes, 60.000 fascistas italianos, 15.000 viriatos portugueses, 100.000 mercenarios moros, 2.000 ultras franceses e irlandeses y un largo etcétera de otros invasores) con el apoyo de sublevados patrios, cometieron en nuestras tierras cientos de miles de asesinatos.

Torturas, prisión, malos tratos, hambre atroz, homicidio, tiroteos, ametrallamientos, bombardeos salvajes, desapariciones..., no se libró el pueblo español de padecer ningún sufrimiento a manos de los asesinos alemanes ultraconservadores, durante los tres años de su bestial ataque a España de 1936 a 1939. Y ahora, durante los 13 años del presente siglo XXI la opresión persiste y los agresores son los nietos de aquellos nazis.

Las terribles imágenes con las que acompaño este texto han de servir de paradigmática  metáfora de cómo los años han mudado las formas, pero no los objetivos y las consecuencias de los actos perversos de los conspiradores. En ellas podemos condolernos con un español republicano, fiel al Gobierno y al Estado legalmente constituidos, mientras es salvajemente torturado por sus captores nazis de la Legión Cóndor hitleriana en campos vallisoletanos de la vieja Castilla.





El sufrimiento es palpable. Las bestias nazis lo han amarrado a una cruz improvisada, lo han amordazado y lo han inmovilizado con cuerdas a la altura de los tobillos y los muslos. Las alimañas nazis se mofan de él y disfrutan del suplicio. Terribles son estas viejas instantáneas. Terrible es que 75 años después, los españoles de hoy sigamos sintiéndonos víctimas de la crueldad de los plutócratas alemanes y de sus siervos hispanos del Partido Popular, nietos de los poderosos de ayer. Y más terrible resulta aún que estas imágenes de un español torturado por criminales nazis se vendan en el portal de subasta y coleccionismo Ebay (http://www.ebay.es/itm/Guerra-Civil-Legion-Condor-Castilla-Leon-Valladolid-Burgos-prisoners-of-war-2-/400538099462?pt=Militaria&hash=item5d41ee5f06&_uhb=1)

mister.kite se llama el vendedor alemán que trafica en este sitio web con el gráfico tormento de un español y que también tiene en almoneda un amplísimo catálogo de fotografías de las fechorías y maldades de los criminales de lesa Humanidad alemanes en la España de los años 30 (ver http://www.ebay.es/sch/i.html?_odkw=Guerra+Civil-Legion+Condor-Castilla-Le%C3%B3n-Valladolid&_osacat=0&_from=R40&_trksid=p2045573.m570.l1313.TR0.TRC0&_nkw=Guerra+Civil-Legion+Condor-Castilla-Le%C3%B3n-Valladolid&_sacat=0 ).

En el pie de foto original, "Gefangener-Prison-soldat-spanien-Spain-Ebro Front-Legion Condor-beceite-199", es decir, prisioneros republicano en Beceite, Aragón.



En el pie de foto original, "Gefangenenlager-Prison-spanien-Spain-Ebro Front-Legion Condor-beceite-202", es decir, campo de prisioneros republicanos en Beceite, Aragón.



En el pie de foto original, "Bilbao resiste. Prisioneros rojos republicanos. Cinturón de Hierro. guerra civil 1937". Foto extraída de www.todocoleccion.net


Tras las atrocidades cometidas en suelo español, entre ellas los cientos de muertos durante las destrucciones de Guernica y de Durango, los constantes bombardeos sobre los civiles de Madrid, Belchite y Brunete, las ofensivas terrestres con Panzers y blindados sobre las poblaciones de Aragón y Cataluña, la Legión Cóndor nazi regresó a Alemania para proseguir en el continente el exterminio de los pueblos libres. Después de su derrota y acabada la Guerra, Alemania fue condenada en 1945 a abonar a los aliados 20.000 millones de dolares (en maquinaria y fábricas) en concepto de reparaciones de guerra, debiendo pagar además otros 20.000 millones de dolares a Polonia por condena en 1956 y otros 20.000 millones a Yugoeslavia en 1971.

Sin embargo, Alemania –la misma Alemania que hoy tiraniza y oprime a los españoles y a los ciudadanos del sur de Europa-- nunca pidió ni pedirá perdón, ni tampoco abonará reparaciones de guerra alguna al Pueblo y al Estado español por las decenas de miles de asesinatos, de torturas, de muertes y por la destrucción de miles de propiedades privadas y públicas.

Y nosotros, los hijos y nietos de los atormentados y masacrados por los nazis, nos sentimos igualmente indefensos ante el despotismo del que nos hacen víctimas sus nietos, mientras además callamos ante la humillación de saber que a nuestra costa se comercia con las imágenes de nuestros mayores y con el resultado de nuestros padecimientos. Los de ayer. Los de hoy.

Post scriptum: gracias, Rubens Ascanio Gómez por compartir tu hallazgo de estas oprobiosas imágenes.

domingo, 24 de noviembre de 2013

Hablan a través de mí

Hablan a través de mí. Los republicanos apresados, los antifascistas torturados, los asesinados, los privados de libertad..., los masacrados, aniquilados, oprimidos, secuestrados... Me exigen que rescate sus historias, que reivindique sus memorias, que rehabilite sus ideas, que exija el respeto por su vida y por su ejemplo. Sus imágenes vienen a mí encapsuladas en páginas dispersas de libros, en ficheros atrapados en internet, en fotogramas congelados procedentes de viejos reportajes y documentales, como los que acompañan al texto presente. Sus ojos están cargados de miedo y amargura, pero a pesar de la derrota, sus rostros son dignos y desprenden honestidad.

Mi deber es capturar esos rostros y exponerlos aquí, para que a través de ellos sus protagonistas nos relaten sus sufrimientos y nos pidan --a mí y a todas aquellas personas de bien-- que sigamos luchando por establecer la ilegalidad de todos los actos administrativos y jurídicos del franquismo; que trabajemos para conseguir la ilegalidad de la Amnistía de 1977 como vergonzante Ley preconstitucional de Punto Final, la retroactividad histórica en la persecución de los delitos de lesa Humanidad y su imprescriptibilidad; que caractericemos a los represaliados por el franquismo como progresistas, colectivistas y solidarios; que definamos el ideario y las actuaciones concretas de los letales fascistas; que determinemos la filiación de los verdugos y de sus cómplices, describamos sus ilegales actos y hagamos hincapié en el origen de las haciendas y privilegios actuales, suyos o de sus herederos, definiendo si proceden del enriquecimiento ilícito fruto del apoyo a los golpistas; y que pongamos en evidencia los privilegios de clase de los que disfruta la plutocracia actual, consecuencia todos ellos de
la impunidad del franquismo y de la represión y asesinato durante 40 años de cientos de miles de disidentes e insumisos hombres y mujeres libres.

Éste es mi homenaje.
A ellos se los debo.

Nota: todas las imágenes son capturas de fotogramas procedentes del reportaje titulado "GRAN DOCUMENTAL SOBRE EL GENERAL FRANCISCO FRANCO Y LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA", subido a youtube (ver http://www.youtube.com/watch?v=LIDCuf1s9ds&bpctr=1385318061 ) por alguien vinvulado a Falange Española, grupúsculo de extrema derecha que ofició de escuadrón de la muerte a las órdenes de Franco, los conservadores y el Capital. En ellas podemos ver a prisioneros republicanos apresados tras su derrota en los frentes del centro y norte de España. Algunas de las fotografías son el resultado del ensamblaje de varios fotogramas de la misma secuencia.



















miércoles, 20 de noviembre de 2013

La Harina de Almorta: genocidio franquista por envenenamiento alimentario

Como ya se ha relatado profusamente en estas páginas del blog “Todos los Rostros”, era el fascismo franquista una experta y despiadada maquinaria homicida. Desde los mismos albores del 17 de julio de 1936, el asesinato alevoso se convirtió en práctica común entre los procedimientos rutinarios de los sublevados traidores al Gobierno y al Estado republicano legalmente constituido. Obreros, sindicalistas, concejales, maestros, periodistas, intelectuales, simpatizantes de izquierdas, personas comprometidas y significadas con una visión social del mundo y de la política o simplemente ciudadanos tibios o renuentes en manifestar su apoyo a los traidores alzados, fueron sometidos por cientos de miles a tortura, malos tratos, palizas, “paseos”, sacas, fusilamientos colectivos, tiros en la nuca, apaleamientos, violaciones hasta la muerte, ametrallamiento en masa en plazas de toros, despeñados al interior de profundas simas, arrojados vivos al mar...

Todos estos salvajes actos –al menos, un mínimo de 197.000 asesinatos-- fueron cometidos entre 1936 y 1952 por pelotones armados del Ejército fascista de Franco y también por los escuadrones de la muerte falangistas, requetés y cedistas representantes de las más rancias y macabras esencias del nacionalcatolicismo monárquico y del más conservador capitalismo. Sin freno, sin límite, sin rubor, los asesinos franquistas masacraron al pueblo español, aniquilaron su espíritu, apresaron sus cuerpos en campos de exterminio, acabaron con su Libertad y con sus vidas... Y también con su salud.

Hoy podemos afirmar este aserto. Deliberadamente, por acción y omisión, el régimen golpista sometió a los vencidos a un genocidio basado en la ingesta forzada de un veneno alimentario. Los presos, en los calabozos fascistas o amedrentados en el interior de sus oscuras y frías casas y chabolas en ruinas, fueron desposeídos no sólo de su libertad, sino también de sus haciendas y recursos mínimos de subsistencia. Víctimas de la brutal Ley de Responsabilidades Políticas franquista, desde cada una de sus particulares derrotas individuales, millones de supervivientes izquierdistas fueron expulsados de sus empleos, multados por auxilio a la rebelión, expoliados de todo su dinero, expropiados de sus fincas y viviendas, arrojados a la miseria y a la intemperie.

Desde varios años antes de la hambruna que azotó después el país, los republicanos y sus familias cayeron en la más profunda pobreza y el más absoluto de los abandonos. Presa del hambre, de la avitaminosis y de todo tipo de enfermedades infecciosas, los derrotados fueron muriendo por miles. Raíces silvestres, peladuras de patatas, cáscaras de naranja y huesos podridos y resecos de reses y caballerías muertas y abandonadas en infectos muladares se convirtieron en delicadas exquisiteces. Ya entrados los años 40, el hambre, el estraperlo y el racionamiento protagonizaron duros tiempos, pero sus más perniciosas consecuencias se cebaron, como venía siendo habitual, en los vencidos. Por ello no era de extrañar que el cien por cien del exiguo presupuesto de cada familia derrotada se destinara a la alimentación. Todo. El 100%, y a pesar de ello era siempre escaso.Ataviados con harapos, calzados con destrozadas alpargatas, los nuevos miserables del siglo XX español mendigaban a las puertas de las iglesias, rebuscaban en las basuras, escapaban de las ciudades a los campos para escardar entre las cunetas y con pocas monedas adquirían a los agricultores los productos más baratos y socorridos. Fue así como los vencidos descubrieron la almorta.


Era ésta una leguminosa poco frecuente en los cultivos de aquel entonces y se solía utilizar para forrajear a las bestias de labranza, mas por su bajo valor fue prontamente ingerida por los derrotados. La almorta, también conocida según regiones por arveja, alverjón, chícharo, guija, muela, pito o tito entre otros, y con un extraordinario parecido a altramuces desecados, se solía consumir tostada o cocida, pero fundamentalmente se utilizaba molida en forma de harina para dar cuerpo a las sopas, simular galletas y elaborar socorridas tortas. Y su precio era muy asequible, pues solía situarse en la mitad del que alcanzaba el trigo y equivalía a la cuarta parte de lo que costaba un kilo de lentejas o garbanzos. Así, la almorta se convirtió en el único alimento de los famélicos pordioseros, antiguos hombres y mujeres libres,  fantasmas deambulando luego por una inmensa prisión a cielo abierto. Gachas de almorta, sopa de almorta, torta de almorta, galletas de almorta..., la almorta se utilizaba en todas y cada unas de las comidas y para cientos de miles de personas constituía la base no sólo principal, sino única de la dieta. El consumo de la almorta se popularizó entonces sin control y las pocas hectáreas cultivadas a mediados de 1939 pasaron a convertirse en unas 300.000 a principios de 1941. Además, su escaso precio facilitaba la adquisición por las familias vencidas en sacas de 10 ó 20 kilos para su envío a las decenas de miles de prisioneros republicanos con condenas en firme encerrados en las cárceles. Éstos, al borde de la inanición merced a la ingesta de mínimas raciones con aporte calórico por debajo del umbral de supervivencia, recibían como agua de mayo la harina de almorta para compartirla solidariamente con la docena de compañeros de su brigada carcelaria. 

Pero la milagrosa harina de leguminosa escondía un veneno fatal. Ya desde hacía cientos de años, los ganaderos habían advertido de que las caballerías y reses que se alimentaban exclusivamente de almortas padecían de apoplejía y parálisis. Tal pernicioso efecto fue frecuentemente descrito en diversas publicaciones como una frecuente patología entre los seres humanos que tenían a la almorta como principal ingrediente de su dieta. Vemos un ejemplo del conocimiento asiduo que se tenía de la almorta venenosa en este suelto, publicado en el número 1.806 de “El Eco del Comercio” de 11 de abril de 1839, en el que el Jefe Político de Cádiz informa al Ministro de Gobernación de entonces que tras visita a la obra de construcción del camino de Bonanza al Puerto de Santa María y girar inspección a la enfermería ordenó a los responsables que suprimieran la almorta del menú de los presos confinados en el presidio como obreros forzados de la carretera.


La patología comenzó a ser conocida como “Latirismo” y descrita como una afección que producía parálisis muscular, debido a la composición de ciertos aminoácidos y o alcaloides, presentes en las semillas que causaban problemas neurotóxicos en las articulaciones y en el control de los esfínteres incapacitantes, irreversibles y en ocasiones mortales.

Hoy, tantos años después, en diferentes foros se nos quiere convencer de que fueron expertos médicos del entorno franquista los que de forma inspirada por el genio descubrieron los efectos perjudiciales de la almorta en 1941 y consiguieron que las concienciadas autoridades franquistas prohibieran su comercialización y consumo en enero de 1944 (vease http://www.historiacocina.com/es/historia-de-la-almorta). No puede haber nada más alejado de la realidad que esta leyenda hábilmente tejida, pues oculta la participación directa y la complicidad de Franco y sus sicarios en el envenenamiento masivo y muerte de los perdedores republicanos y sus familias.Veamos entonces cómo la literatura, el conocimiento y las noticias en torno a la toxicidad de la almorta estaba plenamente difundida, por ejemplo ya desde principios del siglo XX:


España Médica. Madrid. 10 julio 1916 página 13


Boletín Oficial de la Cámara Agrícola de la Provincia de Guadalajara 4 agosto 1918

Revista de sanidad militar. Madrid. 15-7-1919. pagina 17

El Progreso Agrícola y Pecuario. 22 jul 1922. pagina 8Como vemos, los registros médicos describían ya en 1916, 1918, 1919 y 1922 (y estas referencias son sólo un ejemplo) los incuestionables, conocidos y públicos efectos patológicos de la almorta en las víctimas a las pocas semanas de su consumo.Sin embargo y a pesar de conocer de manera manifiesta los efectos letales y fatales de la almorta en las personas que la utilizaban como única fuente posible de calorías, las autoridades franquistas consintieron su cultivo y distribución y alentaron su comercialización y consumo, tanto entre los más miserables de la sociedad, buena parte de ellos como hemos dicho perdedores por su fidelidad a la república, como entre sus familiares reclusos y presidiarios de los centros de exterminio. Veamos aquí las pruebas de que los gobernantes franquistas conocían bien la toxicidad de la almorta:
El Avisador Numantino. junio 1942

El Avisador Numantino. 25 julio 1942

El Pensamiento Alavés 28 jul 1942
A pesar de ello y en contra de la fábula interesada que argumenta que los franquistas prohibieron en enero de 1944 la almorta, podemos ver cómo las autoridades de la dictadura franquista  facilitaban de manera premeditada la comercialización y consumo de esta leguminosa:

1944 julio 30  Imperio Diario de Zamora de Falange Española de las JONS Año IX Número 2354

La Vanguardia 24 julio 1945 pagina 1. Ver párrafo final

La Vanguardia 22 octubre 1946 pagina 4

Durante quince años más y bajo la mirada indiferente --más bien premeditadamente culpable-- de los asesinos gobernantes franquistas, la almorta continuó ocasionando parálisis permanentes, apoplejías irreversibles y la muerte entre miles de sus no avisados consumidores republicanos antifranquistas, presos y familiares. Muchos de ellos padecieron las consecuencias de este cómodo y barato genocidio costeado por sus propias víctimas y llenaron enfermerías y fosas comunes en prisiones, penales y cárceles. La mayoría nunca supo cuál era la causa de su progresiva dolencia e ignoró que no fue hasta años después, en 1967, cuando el Código de Seguridad Alimentario aprobado por los tecnócratas del Opus insertos en el Consejo de Ministros franquista prohibió en su artículo 3.18.09. el consumo humano de las semillas de almortas género “Lathyrus” y de los productos resultantes de su elaboración.

Pero ya era tarde para ellos. Los genocidas franquistas habían vuelto a salirse con la suya, tal y como 60 años después lo siguen pretendiendo hacer sus herederos ideológicos y patrimoniales al frente del Gobierno del Partido Popular, el mismo que acusa a los memorialistas de hoy de interesarse en la dignificación de sus muertos sólo cuando existen subvenciones de por medio (Rafael Hernando, portavoz adjunto del Partido Popular en el Congreso, dixit: "Algunos se han acordado de su padre cuando había subvenciones para recuperarle"). Vaya en mi nombre para esta chusma humana y para esta escoria política el mayor de mis desprecios y el más grande de los sacos de harina de almorta simbólica, para que por su contumacia y su maldad la vida y la historia le condene a él y a los suyos a una eterna y fulminante dieta de gachas de esta fatal leguminosa.

viernes, 28 de junio de 2013

No os olvidamos, compañeros. No te olvido, Padre. Sigues guardado en mi memoria


"Los viejos amores que no están,
la ilusión de los que perdieron,
todas las promesas que se van,
y los que en cualquier guerra se cayeron.
Todo está guardado en la memoria,
sueño de la vida y de la historia.

El engaño y la complicidad
de los genocidas que están sueltos,
el indulto y el punto final
a las bestias de aquel infierno.

Todo está guardado en la memoria,
sueño de la vida y de la historia.

La memoria despierta para herir
a los pueblos dormidos
que no la dejan vivir
libre como el viento.

Los desaparecidos que se buscan
con el color de sus nacimientos,
el hambre y la abundancia que se juntan,
el mal trato con su mal recuerdo.

Todo está clavado en la memoria,
espina de la vida y de la historia.

Dos mil comerían por un año
con lo que cuesta un minuto militar
Cuántos dejarían de ser esclavos
por el precio de una bomba al mar.

Todo está clavado en la memoria,
espina de la vida y de la historia.

La memoria pincha hasta sangrar,
a los pueblos que la amarran
y no la dejan andar
libre como el viento.

Todos los muertos de la A.M.I.A.
y los de la Embajada de Israel,
el poder secreto de las armas,
la justicia que mira y no ve.

Todo está escondido en la memoria,
refugio de la vida y de la historia.

Fue cuando se callaron las iglesias,
fue cuando el fútbol se lo comió todo,
que los padres palotinos y Angelelli
dejaron su sangre en el lodo.

Todo está escondido en la memoria,
refugio de la vida y de la historia.

La memoria estalla hasta vencer
a los pueblos que la aplastan
y que no la dejan ser
libre como el viento.

La bala a Chico Méndez en Brasil,
150.000 guatemaltecos,
los mineros que enfrentan al fusil,
represión estudiantil en México.

Todo está cargado en la memoria,
arma de la vida y de la historia.

América con almas destruidas,
los chicos que mata el escuadrón,
suplicio de Mugica por las villas,
dignidad de Rodolfo Walsh.

Todo está cargado en la memoria,
arma de la vida y de la historia.

La memoria apunta hasta matar
a los pueblos que la callan
y no la dejan volar
libre como el viento
"

La Memoria - Leon Gieco & Victor Heredia.



http://www.youtube.com/watch?v=yYXLBwu2uiE

martes, 25 de junio de 2013

¡Soy falangista y exijo que el periodista Gerardo Rivas sea enjuiciado y condenado!


¡Soy falangista! Desde 1936 a 1975, he asesinado a decenas, a cientos de miles de inocentes. He torturado, encarcelado, golpeado, acosado, amedrentado, violado y aterrorizado, he matado de hambre y he privado de libertades y de los más básicos Derechos Humanos a millones de hombres, de mujeres, de ancianos, de niños. He perpetuado una sociedad injusta, que después de muerto yo, sigue favoreciendo al poseedor y aniquila al desposeído. He alterado la Historia y he falseado el pasado y el presente para preservar el futuro sólo para mis herederos (¡Juanito, majo, ponte derecha la corona!) y para los dueños del Capital y sus beneficiarios, dejándolo todo atado y bien atado. Y he actuado en nombre de España, Una, Grande y Libre; en nombre de Falange Española, a la que represento y que se siente orgullosa de ser guiada y tutelada por mí; en nombre de la Santa Iglesia Católica y de su Curia, mano ejecutora espiritual de mis órdenes; y en nombre de todas las personas de orden que no se me opusieron y a las que no conseguí asesinar.

Por ello, exijo que el periodista Gerardo Rivas y todos cuantos como él se atrevan a desvelar la verdad, sean enjuiciados y condenados para que nunca nadie más pueda volver a decir, a pensar, a saber que efectivamente yo y aquellos a quienes defendía y en quienes me apoyaba cometimos crímenes de lesa Humanidad durante 40 años. ¡Y a mucha honra!

jueves, 28 de marzo de 2013

Los Niños de la Guerra y el Vals nº 2 de Shostakovich


Es la Vida un laberíntico río sinuoso. Cada uno de los traicioneros hitos que conforman nuestro arriesgado transcurrir por él --nacimiento, romances, madurez, muerte-- serpentean durante su quebrado curso como impredecibles meandros, imposibles de sortear. Si no queremos encallar entre los estancados lodos de las riberas, si optamos por someternos para seguir formando parte de su torrente, debemos claudicar ante la tiranía de la inexorable fatalidad del río de la vida y dejarnos llevar. Entre deleites varios, labramos, luchamos y penamos. Inevitablemente. Pero es cuando vislumbramos el final que se acerca, al hallarnos próximos a la inminente desembocadura en el vacío infinito de los océanos del Tiempo, cuando nos dejamos arrebatar por el pánico a diluirnos en la Nada. Es entonces cuando la caprichosa arbitrariedad del río de la Vida suele prevalecer sobre nuestra incierta voluntad. Y en un segundo, su cauce puede borrar nuestras huellas del presente y eliminar nuestro recuerdo en el futuro.

Para paliar nuestro desconcierto y evitar esa derrota, el único consuelo que nos resta es lograr que nuestra transcendencia no sea efímera; crear el portentoso refugio de una artificiosa isla para que todos los que tras nosotros vengan se pregunten con asombro por su pasmosa autoría; erigir efímeras prominencias entre la corriente con la esperanza de que cuantos deban ceñirse a ellas para seguir surcando la torrentera eleven una plegaria en nuestro nombre; construir presas, desembarcaderos y puentes que alivien a los viajeros futuros de sus calamidades... Y este es el exclusivo propósito, la  singular justificación de la existencia de esta página “Todos los Rostros”: caracterizar las vidas de los que nos precedieron en la defensa de la Libertad, describir sus rasgos vitales, acentuar sus perfiles desdibujados hoy por la desidia y el olvido, rejuvenecer las facciones de sus ajadas caras, mitigar nuestro dolor por su perdida, no olvidar, no perdonar. Y exigir toda la Verdad, toda la Justicia y toda la Reparación que demandan los daños causados.

Daños que vienen de lejos. Tanto que de algunos, su ignoto origen podemos comenzar a rastrearlo desde decenas de años atrás, en uno cualquiera de esos rumorosos y serpenteantes meandros del río de la Vida. Por ejemplo, cuando ex profeso o accidentalmente escuchamos una conocida pieza, el Vals nº 2 de la Suite Jazz nº 2. ¿Obra de quién? Supuestamente del ruso soviético Shostakovich.

Era Dimitri Shostakovich (Rusia, 1906-1975) un tipo puntilloso y detallista, casi hasta la nausea. Pura neurosis con patas. En su entorno, todo debía de ser extremadamente pulcro y estar cuidadosamente ordenado. Su casa estaba llena de relojes y todos debían marcar la misma hora y los mismos segundos con una rigurosa y precisa puntualidad, lo que hacía poco menos que la vida imposible a los que a su lado se encontraban. Hasta tal punto llegaba su obsesión por la exactitud, la disciplina y la minuciosidad en el cumplimiento de las normas, que acostumbraba a enviarse cartas a sí mismo con objeto de calibrar la bondad del servicio de correos soviético y denunciar públicamente sus supuestas carencias y errores. De Shostakovich corrían disparatados rumores, algunos de los cuales vinculaban el supuesto origen de sus obras a la presencia de un fragmento metálico de metralla en el cuerno inferior del ventrículo izquierdo de su cerebro, fragmento que al parecer Shostakovich se mostraba reacio a que le extirparan, ya que cada vez que inclinaba la cabeza hacia un lado creía oír algún tipo de melodía en su interior, que él se apresuraba a copiar en papel para utilizarla de base en sus composiciones. Antes de la invasión nazi a la Unión Soviética, antes de ser amparado por Stalin gracias a la composición de su pasmosa Sinfonía "Leningrado" (recomiendo, sobre todo su primer movimiento) en homenaje a los heroicos y esforzados defensores antihitlerianos, antes de ser repudiado por el líder debido a sus siguientes obras calificadas como burguesas o revisionistas, Shostakovich compuso en 1938 este maravilloso Vals nº 2 de la Suite Jazz nº 2 cuyo enlace os pongo aquí.


El pegadizo tema es muy conocido y ha sido utilizado como parte de  numerosas bandas sonoras de películas recientes (por ejemplo, Kubrick, con Nicole Kidman y Tom Cruise, en "Eyes Wide Shut").

Pero su secreto más chocante para nosotros no reside ahí: muchos, propios y foráneos, sostienen que Shostakovich podría haber plagiado la melodía tras haberla escuchado de labios de algunos de los más de tres mil niñas y niños de la guerra republicanos españoles, evacuados a Rusia desde marzo de 1937 para protegerlos de los efectos de los bombardeos fascistas sobre las ciudades leales a la República durante nuestra guerra civil de tres años, lo que no es improbable pues el genial compositor dedicó años más tarde, en 1956, varias canciones en homenaje a estos infantes, muchos de los cuales hubieron de quedarse definitivamente y de por vida en la Unión Soviética debido a la derrota del legal régimen constitucional republicano y a la muerte o asesinato de sus progenitores. La tragedia para ellos no terminó nunca. Pocos años después, muchos de ellos murieron como combatientes en la defensa de la Unión Soviética frente al asalto nazi.

¿De dónde copió Shostakovich su Vals? Pues de la popular canción española "Yo te daré ,Café", que se venía cantando por rondas, tunas, coros y charangas por las calles de la península ibérica desde finales del siglo XIX, muchos antes de que Shostakovich la asimilara descaradamente como propia. Ya en 1931 la vieja tonada popular en forma de vals --quizás de origen gallego, quizás castellano-- había cobrado nuevos bríos al ser interpretada y grabada por la canzonetista de varietés Paquita Robles Labastina, “La Pitusilla” en una versión orquestada por el maestro Araburu.  Llevada a Rusia por los niños madrileños, valencianos, vascos, catalanes y asturianos, la canción fue fagocitada por Shostakovich y regurgitada en forma del ya mencionado Vals número 2 de la suite nº 2 Jazz de 1938. Aquí os pongo un trocito de ese "Yo te daré", interpretado en este caso curiosamente por un coro aficionado francés frente a un establecimiento gabacho de venta y consumo de café torrefacto en el país vecino al mío.



En uno de esos giros insospechados, el río de la Vida y de la Historia nos lleva a un nuevo meandro, pues viajando hacia atrás en el tiempo y ya antes de que la canción fuera exportada en 1937 a Rusia por nuestros tristes exiliados infantiles, descubrimos que el tema fue utilizado por falangistas y militares conspiradores para darse ánimos y crear y cohesionar espíritu entre quienes tenían proyectado atentar contra la legalidad constitucional republicana. Así, desde su fundación los cuadros directivos y miembros de Falange Española la coreaban a voz en grito, terminando siempre el estribillo de forma retadora, estridente y críptica con la palabra “Café”:
 
”Yo te daré,
te daré, niña hermosa,
te daré una cosa,
una cosa que yo solo sé:
¡CAFÉ!”

El secreto de este misterioso entusiasmo  procedía del hecho de que la palabra CAFÉ era, y es, el acrónimo de “Camaradas, Arriba Falange Española”. Tal circunstancia, unida al hecho de que los militares africanistas participaban desde hace meses de la conjura contra el pueblo y la República, es lo que explica --por ejemplo-- que el “Yo te daré, Café” fuera también cantado desafiantemente durante la cena de despedida celebrada el 12 de julio de 1936 por los altos oficiales que –junto con 18.000 efectivos—habían participado en las maniobras  militares que se desarrollaron en el Llano Amarillo (cerca de Ceuta, en el valle del Ketama, Marruecos).

Hoy, 77 años después de aquella atrocidad fascista, casi nadie canta ya esa canción entre nosotros. Nos concentramos ante las pantallas planas, vemos fútbol, películas, series, manejamos compulsivamente móviles y dispositivos electrónicos, navegamos interminablemente por internet, no nos despegamos de las adictivas redes sociales. Nadie entona ya las viejas melodías y son pocos los que recuerdan que “Yo te daré, Café” sirvió para que unos conjurados manifestaran su complicidad y adhesión a la traición que ocasionó la muerte de 500.000 personas durante la guerra y de otras 200.000 asesinadas tras la Victoria de los criminales cantantes.

Pero en un nuevo y caprichoso meandro del río de la Vida, ¿el último?, hoy, en el 2013, los pocos supervivientes (octogenarios cuando menos) de aquellos niños y niñas de la guerra que no volvieron a España porque la abandonaron en forma de libérrima República y que no pudieron regresar a ella porque se había transmutado en un país esclavizado, están atravesando duras dificultades, achacables todas ellas al Gobierno del Partido Popular. Hasta ahora, los niños de la guerra expatriados desde 1936 venían manteniendo mediante subvenciones del Gobierno Español un Centro en Moscú. La subvención –complementada con las cuotas de los socios-- les permitía hacerse cargo de los gastos (120.000 rublos, unos 3.000 €uros al mes) de alquiler, electricidad, medios de comunicación, agua, calefacción central, etc., etc., de la Casa de los Niños de la Guerra Españoles en Rusia. Pero hoy, abandonados a su suerte por el cicatero e inmoral Gobierno del PP, los niños ya ancianos piden ayuda y socorro económico para impedir el cierre del Centro Español en Moscú, centro que asegura la cohesión de todos los españoles residentes en Rusia. Para ello, solicitan --según me transmiten-- el ingreso de donativos en las siguientes cuentas:

ONG "Centro para el Estudio de la cultura española"
DIRECCIÓN: 107031, Moscú, ul. Kuznetsk puente, 18/7
p / acc. 40703810600080000098 en OJSC "Banco de Moscú"
c / cq. 30101810500000000219
BIC 044525219
INN 7702334409
KPP 770749388
Pago: Donación. IVA

En nombre de los Niños de la Guerra que inspiraron el vals más conocido de Shostakovich, en nombre de sus padres y madres asesinados, engullidos y olvidados por el fascismo y las corrientes del Tiempo, en nombre de todos ellos, gracias por tu lectura y sobre todo gracias por tu contribución al sostenimiento del Centro Español de los Niños de la Guerra en Moscú.

A las Hermanas de Ultramar, que se afanan día tras día en luchar desde Chile contra la intolerancia de unos pocos. Mi homenaje para ellas.

(Más información sobre Dimitri Shostakovich, su vals nº 2 de la Suite Jazz nº 2 y "Yo te daré, Café", en el blog ANCHA ES MI CASA http://anchaesmicasa.wordpress.com/2010/10/29/shostakovich-el-vals-no-2-de-la-suite-de-jazz-no-2-y-una-coplilla/)

domingo, 27 de enero de 2013

Tu abuelo, tu tío abuelo o tu bisabuelo muerto en la guerra o después de ella podrían estar en esta lista. Consúltala. Y compártela

Te hablo a tí. Sí, a tí. Quizás hayas llegado a este sitio por casualidad, buscando una coincidencia en google con alguno de tus apellidos. Quizás te haya sorprendido desembocar en esta página pues es probable que no sepas nada de la Guerra Civil española --te aclaro que el mayor acto terrorista cometido nunca por una plutocracia contra un pueblo civil desarmado-- y probablemente sus batallas y su dolor te suenen a algo tan remoto como las viejas guerras napoleónicas. Quizás.

Pero también es posible que tengas alguna remembranza antigua latiendo entre tus viejos recuerdos familiares y que aún guardes alguna antigua historia oída narrar a tus mayores, durante la que hayas escuchado hablar de aquel abuelo, tío abuelo o bisabuelo que perdió y murió en la guerra o poco después de ella y de cuyos restos nunca supo nadie más. Es posible. A lo mejor. ¿Podría haber ocurrido aquella muerte entre 1938 y 1944? ¿Podría tu familiar desaparecido ser natural de algún pueblo de las provincias de Ciudad Real, Albacete, Guadalajara, Toledo, Cuenca, Madrid, Burgos, Vizcaya, Segovia, Salamanca, Ávila, Zaragoza, Cáceres, Badajoz, Málaga, Córdoba, Almería, Granada, Jaén, Cantabria, Tarragona, Castellón, Asturias, Logroño o Lugo? ¿Quizás te refirieron vagamente que su muerte pudo haber sucedido en algún lugar perdido del norte, en una prisión de Burgos, en un penal casi ignoto cercano al País Vasco?

Si alguna de las respuestas a las preguntas anteriores fuera afirmativa, o tuvieras sospechas de que pudiera serlo, podrías consultar la relación nominativa que figura más abajo. Ha sido elaborada por la Agrupación de Familiares de represaliados en la prisión de Valdenoceda (Burgos), que ya lleva más de 10 años intentando localizar a los familiares de más de 150 prisioneros republicanos asesinados allí por sus secuestradores franquistas, a través del hambre, la tortura, los malostratos, la falta de higiene y cuidados médicos y las enfermedades provocadas. Hasta el momento la Agrupación ha conseguido exumar los restos del 80% de los fallecidos y ha contactado y localizado a 65 familias descendientes de aquellos presos fallecidos y a todas ellas se les hecho análisis de ADN que vinculan su parentesco con alguno de los restos de los presos muertos. Pero la Agrupación sigue buscando. Ha de encontrar a las familias descendientes de los otros  86 presos, para poder tomar sus muestras de ADN y poder entregarles finalmente sus restos esqueletizados.



En la fotografía facilitada por el memorialista castellonense Vicent Beltrán, puede verse al prisionero José Bovea Domínguez junto con otros muchos presos republicanos en el patio de la prisión franquista de Valdenoceda el 21 de octubre de 1941. Bovea, natural de Almassora  (Castellón), murió en esta prisión de exterminio burgalesa en 1943. Su familia sigue sin ser localizada.


El listado ordenado alfabéticamente según el primer apellido de estos 86 PRESOS --ruego tu colaboración para compartirlo, pasarlo, copiarlo, reenviarlo y difundirlo-- es el siguiente:

1.-  Abad Vara, Antonio, de Getafe, Madrid
2.-  Alcalde López, Juan, de Torres Cabrera, Córdoba
3.-  Alcázar Tejados, Juan José, de Villahermosa, Ciudad Real
4.-  Anollo Baranda, Pedro, de Villarcayo, Burgos
5.-  Aranda Rimon, Cándido, de Alcolea de Calatrava, Ciudad Real
6.-  Arrojo García, Esteban, de Segovia, Segovia
7.-  Asensio Espino, Andrés, de Zaragoza, Zaragoza
8.-  Bailón Cuadrado, Antonio, de Manzanares, Ciudad Real
9.- Bellido Muñoz, Vicente, de Alcaudete, Toledo
10.- Bravo Lucena, Joaquín, de Plasencia, Cáceres
11.- Calverite Carrasco, Domingo, de Benalauria, Málaga
12.- Campo García, Delfino, de Santiago de Cartes, Cantabria
13.- Carrasco Valiño, José, de Campillo de Llerena, Badajoz
14.- Carriondo Pardo, Juan Miguel, de Oron (¿Orán?) de Marruecos, Almería
15.- Castillo Martín, Lorenzo, de Gargantiel, Ciudad Real
16.- Castro Hernández, Salvador, de Madrid, Madrid
17.- Collado Moya, Ángel, de Valdepeñas, Ciudad Real
18.- Contreras Porras, Antonio, de Almagro, Ciudad Real
19.- del Barrio Ferrero, Anastasio, de Bubillo, Segovia
20.- de Pedro Viejo, Antonio, de Hita, Guadalajara
21.- Delgado Sánchez, Agustín, de Socuellamos, Ciudad Real
22.- Estero Navarro, José, de Socuellamos, Ciudad Real
23.- Fernández Yut de Villar, José, de Puertollano, Ciudad Real
24.- Flores Jiménez, Modesto, de Daimiel, Ciudad Real
25.- García Alcalde, Bonifacio, de Roa de Duero, Burgos
26.- García Gómez, Ciriaco, de Anchuras, Ciudad Real
27.- García González, Francisco, de Motril, Granada
28.- García Quintana, Eugenio, de Valdepeñas, Ciudad Real
29.- García Sábete, Juan, de Roquetes, Tarragona
30.- García Vinolfo, Francisco, de Granada, Granada
31.- Gari Simo, Vicente, de Burriana, Castellón
32.- González González, Julián, de Almagro, Ciudad Real
33.- González Secados, Rafael, Gulliences, Asturias
34.- Gonzalo Cisneros, Bernabé, de Jubera, Logroño
35.- Gordón Berloqui, Francisco, de Campillo de Mena, Burgos
36.- Gutiérrez Angulo, Constantino, de Angulo, Burgos
37.- Hidalgo Acedo, Antonio, de Castuera, Badajoz
38.- Horrio Vera, Toribio, de Villarrodrigo, Jaén
39.- Laborda Orbe, Valentín, de Santurce, Vizcaya
40.- López Mora, Antonio , de San Lorenzo Calatrava, Ciudad Real
41.- López Olmo, Andrés, de Bolaños, Ciudad Real
42.- Luis Javea, Abilio, de Vara de Rey, Cuenca
43.- Madrigal Hovillo, Rufino, de Tomelloso, Ciudad Real
44.- Márquez Parejo, Lorenzo, de Garciaz, Cáceres
45.- Martín Iglesias, Isidoro, de S. Martín de Húmeda, Burgos
46.- Martínez Pulido, Manuel, de Villacomillo, Jaén
47.- Martínez Rodríguez, Crescencio, de Celadilla - Sotobrin Burgos
48.- Martínez Ruiz, Jesús, de Albacete Albacete
49.- Martínez Sanz, Juan, Sebastián de los Reyes, Madrid
50.- Martínez Tomas, Sebastián,  Madrid, Madrid
51.- Molina Alba, Celedonio, de Navas de Ricomolillo, Toledo
52.- Monje Sánchez, Nicanor, Fresno Alhandiga, Salamanca
53.- Moreno Almarecha, Antonio, de La Solana, Ciudad Real.
54.- Montero Hernández, Anselmo, de Majadahonda, Madrid
55.- Muñoz Pulidos, Pedro, de Alcalá la Real, Jaén
56.- Olnuedo (¿Olmedo?) López, Bonifacio, de Tomelloso, Ciudad Real
57.- Palencia Cuevas, José, de Alminte, Burgos
58.- Pardo Fernández, Marcos, de Torralba de Calatrava, Ciudad Real
59.- Pascual Carro, Anselmo, de Puerto de Segura, Jaén
60.- Peña Ortiz, Miguel, de Cazorla, Jaén
61.- Pérez Esteban, Calixto, de Guadalajara
62.- Pérez López, Adolfo, de Ronfe, Lugo
63.- Pérez Martín, Teodoro, de Miraflores de la Sierra, Madrid
64.- Pérez Nieto, Juan , de Quintana Piñora, Almería
65.- Redondo Muñoz, Mamerto, de Fuencaliente, Ciudad Real
66.- Robledo González, Esteban, de Velayos, Ávila
67.- Rodríguez del Prado, Marcelino, de Villamayor de Calatrava, Ciudad Real
68.- Rodríguez Márquez, Juan, de Illora, Granada
69.- Romero Gallego, Andrés, de Ferinches, Ciudad Real
70.- Rosa Sánchez, Mariano, de Puertollano, Ciudad Real
71.- Rubio Piernagorda, Antonio, de Baena, Córdoba
72.- Ruiz de Diego, Guillermo, de Escalada, Burgos
73.- Sánchez Caro, Teodoro, de Picón, Ciudad Real
74.- Sánchez Jara, Alejandro, de Villamayor de Calatrava, Ciudad Real
75.- Sánchez Martínez, Eloy, de Mesegoso, Albacete
76.- Sánchez Moya, Benigno, San Lorenzo Calatrava, Ciudad Real
77.- Tejero Domínguez, Máximo, de Zorita, Cáceres
78.- Tercilla Abasolo, Vicente, de Angulo, Burgos
79.- Torado Fernández, Felipe, de Badajoz, Badajoz
80.- Urbina Fernández, Nicasio, de Anchuras, Ciudad Real
81.- Urdiales García, Crisanto, de Calzada de Oropesa, Toledo
82.- Vara Garoz, Agustín, Torrejon de Velasco, Madrid
83.- Velasco Iglesias, Benito, de Aranda de Duero, Burgos
84.- Vilar Recuero, Mariano, de Madrid, Madrid
85.- Villalba Sánchez, Félix, de Morata de Tajuña, Madrid
86.- Villanueva García, Valentín, Villanueva de Hoja, Ciudad Real

(*) La lista está recogida literal del Registro de Defunciones de Quecedo (Burgos), por lo que puede haber errores ya que todas las anotaciones eran manuscritas y muchas son de difícil intertpretación.

Tú podrías ser la persona que ayudara a cerrar el círculo aún imperfecto de la Memoria de tus mayores. Y si tu primer o segundo apellido no se encuentra en la relación, también puedes ayudar a la Agrupación a encontrarlos compartiendo esta lista con tus contactos, tu libreta de direcciones, en tus blogs, en tus webs, tu twitter o en tu Muro de Facebook. También puedes ponerte en contacto con la Agrupación de Familiares de Represaliados de la prisión de Valdenoceda (Burgos) a través de...

su grupo en yahoo 
http://es.groups.yahoo.com/group/valdenoceda

su página de facebook

http://www.facebook.com/agrupacionfamiliasvaldenoceda.exhumacion

su perfil de twitter
https://twitter.com/Valdenoceda


Y también puedes consultar todos los trabajos de investigación, labores de exhumación y dignificación de la memoria de los asesinados y numerosas fotografías de grupos de presos, a través de este mismo blog "Todos los Rostros", en http://todoslosrostros.blogspot.com/search/label/Valdenoceda