Siguen este blog

lunes, 20 de abril de 2015

Refugiados en Francia. Tampoco a nosotros nos quieren aquí: La Memoria al servicio de la Justicia. Día 110

Lo conseguimos. Cruzamos a pie tras una dura travesía por trochas y sendas de mala muerte. Hemos ascendido terribles pendientes y trepado por enormes repechos cargando con los hatos de ropa y con un poco de comida. Padre y madre apencan con casi todo el peso, mientras yo jalo unas veces de la mano de mi hermano pequeño y otras acarreo con él, cuando de tan fatigado que está no se tiene apenas en pie. Al anochecer nos refugiamos del cortante viento tras las peñas de las cunetas y dormimos apretados unos contra otros para darnos un poco de calor. Tras subir las cuestas del Colleges dels Belitres, al poco de pasar junto a Portbou, llegamos a Francia.

Allí los gendarmes nos separan de Padre y de los otros hombres que vienen con nosotros. Los registran buscándoles armas y los ponen a caminar por la carretera, custodiados por obscuros senegaleses camino de los campos de concentración. Mientras, a los niños, madres y abuelas nos suben en traqueteantes camiones, que nos llevan hasta el albergue de la Mauresque, cerca de Port-Vendres. A nosotros nos dan mantas, pues todavía estamos a 30 de enero de 1939 y las autoridades galas no han calibrado aún la magnitud del inmenso éxodo que en días venideros colapsara los puestos fronterizos de la raya y acabará con todos los suministros y con la que creíamos generosa actitud del gobierno francés, que se volverá mezquina desde entonces. Los fotógrafos de prensa internacionales se ceban en nuestra lastimera imagen. Padre maldecía cuando lo dejamos atrás. Madre llora. Mi hermano solloza de puro cansancio. Somos refugiados. No podemos volver porque los asesinos acechan tras la linde con España. Como otros muchos, padre morirá de tifus o de una disentería galopante, a saber, producto de contagio en el campo de concentración. Nosotros, los supervivientes del naufragio de una ilusionada República frustrada, de un valiente Pueblo que quiso gobernarse vánamente a sí mismo, nunca regresaremos.


Fuente de la imagen: cervantesvirtual.com

domingo, 19 de abril de 2015

Prisioneros italianos terroristas internacionales: La Memoria al servicio de la Justicia. Día 109

En la entrada titulada "Republicanos hechos prisioneros por los fascistas italianos en Guadalajara: La Memoria al servicio de la Justicia. Día 52" y en algunas otras más ("6 fotos de republicanos presos de fascistas italianos, criminales turistas en la España de 1937: La Memoria al servicio de la Justicia. Día 62"; "En una prisión franquista de Soria, fascistas italianos, prisioneros rusos y guardias civiles españoles: La Memoria al servicio de la Justicia. Día 50" y en "La represión en las Islas Baleares") he reflejado con detalle más o menos variable las consecuencias del ataque terrorista de los 50.000 fascistas italianos del Corpo Truppe Volontarie CTV contra el Pueblo, el Gobierno legal y el Estado republicano español.

Muchos de los invasores pensaban protagonizar una guerra romántica; otros eran partícipes de lo que creían un conflicto ideológico contra el comunismo internacional y otros muchos parecían asistir a un tour turístico plagado de fotos pintorescas. Pero todos eran terroristas. Bombardearon ciudades leales a la República, asesinaron soldados gubernamentales, acabaron con la vida de miles de civiles, atacaron... y también recibieron. Sobre todo en la Batalla de Guadalajara, en marzo de 1937. Allí, el CTV perdió hombres por cientos o miles, tanques, tanquetas y material móvil de guerra. Y perdió la batalla ante los leales españoles y los internacionalistas. Muchos de los terroristas italianos apresados asistieron como reclusos a charlas y discursos democráticos que pretendían motivar su comprensión y solidaridad por el régimen legal republicano al que quisieron agredir. Aquí los vemos. Prisioneros italianos terroristas internacionales.
Medalla que recibían los fascistas italianos veteranos por sus méritos durante la aventura española
















 





Cartel propagandístico repúblicano contra la ilegal invasión italiana.

La mayor parte de las imágenes proceden del Centro de Estudios de Castilla-La Mancha
uclm.es/ceclm, en conjunción con la Biblioteca Nacional. Otras proceden de la página de la Sociedad Benéfica de Historiadores Aficionados y Creadores sbhac.net. Y alguna más de todocoleccion.net. Si quereis conocer el origen concreto de cada una, decídmelo y me afanaré en ello.

sábado, 18 de abril de 2015

"Todos los Rostros", columna de 17 metros desde la que sermonea paco de jerez: La Memoria al servicio de la Justicia. Día 108

Aquí sigo, encaramado en mi columna. Cada vez más elevado, probablemente, a buen seguro cada vez más alejado de los intereses reales de la gente. Como San Simeón, antes lanzaba reprimendas y compartía sermones pedestres a ras de suelo, pero mi rigor inquisitorial excesivo y mis radicales prédicas incendiarias han ido atemperando el fervor de propios y agudizando la inquina de extraños. A la manera de un repulsivo diletante, me he ido alejando de lo prosaico para alzar el nivel de la plataforma desde la que arengo. De aquellos tres metros metafóricos a donde me aupaba para catequizar, pasé a amonestar desde una columna de siete y luego a reñir sin rubor desde los diecisiete metros de mi "stilos" marca TODOS LOS ROSTROS. Por ello a Simeón le llamaban "el Estilita" y yo camino voy de que me endilguen calificativo tan aislacionista. Me remiro entonces y así me veo hoy: "paco de jerez el estilita". Ahí lo dejo, que no he de seguir con monsergas. Pero de propina os obsequio con una imagen que responde a la entrada en Francia de soldados españoles que como refugiados cruzan la frontera atravesando el puente colgante de Boulou, el 8 de febrero de 1939. Decenas de miles, cientos por allí pasaron. Muchos miles no volvieron.

Saludos estilitas.



Fuente de la imagen: cervantesvirtual.com

viernes, 17 de abril de 2015

Valdenoceda, de lugar de exterminio a paradigma de la Memoria recuperada sólo gracias al esfuerzo de unos pocos: La Memoria al servicio de la Justicia. Día 107.

Como tantos pueblos, villorrios y aldeas rurales venidas a menos con las décadas y los siglos de despiadada urbanización galopante, es hoy Fontanosas una minúscula pedanía manchega que tiene 120 habitantes pero que a finales de los 30 del pasado XX contaba sin embargo con varios cientos. Dependiente administrativamente en una parte de Almodóvar del Campo y en otra de Abenójar (Ciudad Real), según el padrón de 1940 eran 210 los varones mayores de 18 años y menores de 70 naturales y vecinos fontanareños. Y de ellos, al menos el 40% fueron víctimas de la represión franquista. Dos de cada cinco varones adultos. Presos, fusilados, desaparecidos, muertos... Cuarenta de cada ciento. Cuarenta. De cada cien.

En la lista de fontanareños desafectos al régimen franquista
elaborada en abril de 1941 que se custodia en el Archivo Municipal de Almodóvar del Campo figuran --además de 13 fusilados, 2 muertos en prisión y 2 asesinados por razones políticas-- otros 52 nombres,  la mayor parte desafectos presos, 3 escapados a Francia y 3 en batallones disciplinarios. Entre los asesinados, sagas familiares compuestas por hasta tres hermanos. Y, como en los pueblos, apellidos linajudos históricamente republicanos que se repetían en cada censo y lista elaborada por los represores. Uno de estos apellidos fue el de los Escribano, en este caso antecedido por Ruiz como primero.

Los hermanos Ruiz Escribano, Grazeliano e Inocente, hijos de un matrimonio de pequeños labradores pobres ciudadrrealeños, habían estado combatiendo en diferentes frentes durante la guerra y al término de la misma fueron apresados, siendo conducidos a centros de detención. Grazeliano, veterano sindicalista de la CNT, fue llevado prisionero a Almodóvar procedente de Guadalajara el 12 de julio de 1940. Inocente ya estaba allí y de allí salió camino del penal de exterminio de Valdenoceda (Burgos) el 6 de agosto de ese mismo año. La vicisitud vital de Grazeliano fue quebrantada abruptamente por sus asesinos en el cementerio de Ciudad Real, en cuyas tapias fue bárbaramente fusilado el 15 de febrero de 1941. Su deudos nunca supieron de su suerte, y sólo el empeño de alguno de ellos por conocer, les permitió saber que había sido juzgado sumarísimamente, ejecutado antes de que hubieran transcurrido 24 horas y enterrado de forma anónima en el cementerio de la capital manchega, en un fosa ignota nunca encontrada. Sus restos siguen aún desaparecidos.

Inocente fue apresado en la plaza de toros de Granada y desde allí trasladado al campo de concentración de Armilla. Tras recibir un aval de Fontanosas, salió libre pero al llegar al pueblo fue detenido y encarcelado en la sacristía por los falangistas locales. Fue trasladado a la prisión de Almodóvar del Campo el 25 de mayo de 1939 y juzgado el 3 de julio de 1940 en multitudinario consejo de guerra, de donde "escapa" con una condena a 30 años. Trasladado en agosto de ese año a Valdenoceda, con posterioridad su condena se reduce a 20 años. Tras pasar las de Caín en este lugar burgalés de muerte, en junio de ¿1946? obtiene la libertad condicional y se traslada a Fontanosas, pero a los 10 meses es obligado a ingresar en un batallón disciplinario de soldados trabajadores en África.


La tortura y el maltrato a Inocente duró lustros, décadas, pero fue su paso por la espeluznante prisión de Valdenoceda el que marcó por siempre su vida. Allí conoció el hambre y la precariedad deliberada, a buen seguro preparada para causar mortandad entre los antifranquistas. Y la muerte. La Muerte, con mayúsculas. Contaba Inocente que en Valdenoceda “la comida era pésimamente mala. El desayuno se componía de una sopa de ajo, que en realidad era un cazo de agua caliente con unas cabezas de ajos porque las sopas no las probábamos ninguno. La comida casi siempre era lo mismo: coles con patatas y pasaba lo mismo que con las sopas, que las patatas rara vez te tocaba alguna. Muchos en Valdenoceda murieron de hambre". A Inocente le obligaron a tirar diariamente de un carro cargado de muertos en la prisión, camino del cementerio: “Todos los días moría alguno y algunos días dos y tres y su muerte era siempre la misma, de hambre y miseria”.

Para espanto de todos, Inocente narraba que en la prisión de Valdenoceda, vio a uno “comérselo” los piojos “y a otro se le abrió una piojera en el culo y le abrieron un agujero que le cabía una manzana. Esto se lo vimos cuando murió”. ¿Cómo hablar de ésto? ¿Cómo explicar ésto?

Salvó su vida Inocente sólo "gracias a mi hermana Aurelia que me solía mandar algún paquete de harina tostada, la que yo administraba muy bien: por la mañana a la sopa le ponía un par de cucharadas de harina y en la comida hacía lo mismo. Como la daban caliente la movías un poco y hacías un amasadillo que me estaba riquísimo. Gracias a esto pude sacar la piel adelante”. Sólo así Inocente se libró de la muerte. Como Ernesto Sempere, como Isaac Arenal. Como Gabriel Martínez. Pero nunca se libró Inocente de los recuerdos de tortura y opresión sufridos en Valdenoceda.

Otros 160, al menos, aunque algunos sospechamos que muchos, muchísimos más allí murieron y sus cuerpos fueron arrojados al vecino Ebro, reposaron en la fosa sin nombre, enterrados como perros junto al cementerio sacramentado de Valdenoceda. Más de un centenar fueron exhumados hace unos pocos años tras la intervención esforzada de su Agrupación de Familiares. Algunos de los restos identificados serán entregados mañana, sábado 18 de abril de 2015 por los memorialistas a sus descendientes. En espíritu, en esencia, Inocente, Ernesto, Isaac y muchos cientos y miles más estarán allí, al pie de la fosa, en el cementerio, presidiendo el acto, levantando el puño. Y llorando por sus compañeros. Que la tierra les sea leve a todos ellos. Que descansen en paz. Que su ejemplo nos acicate para emularlos.

Inocente Ruiz Escribano con otros compañeros anónimos, en Valdenoceda

Inocente Ruiz Escribano en el 91º Batallón Disciplinario , 2ª Compañía. Foto realizada como prueba de vida el 7 de septiembre de 1944. En la Africa controlada por el franquismo.

jueves, 16 de abril de 2015

Derribemos la puta cruz, identifiquemos a los verdugos, obliguemosles a pagar culpas y a devolver lo expoliado, persigamos su crimen de lesa Humanidad porque no prescribe...: La Memoria al servicio de la Justicia. Día 106

El Estado debiera haber puesto al servicio de las familias, voluntarios, investigadores y ARMH todo su aparato administrativo y jurídico para desentrañar, descubrir los archivos ocultos e investigar toda la archivística documental, para que ese mismo Estado y con cargo a su presupuesto (como está mandado) se encargara de descubrir, investigar, exhumar, identificar, entregar, caracterizar, señalizar y publicar cada fosa común de republicanos asesinados por los enemigos de la Libertad. Sólo en Andalucía hay 700 tumbas masivas. En el resto del Estado, miles más.

Ésta debiera ser la labor de ese Estado supuestamente democrático y del Gobierno, aunque éste sea el de los fascistas del Partido Popular heredero patrimonial e ideológico de los asesinos. Lo dice la ONU, lo asegura Europa, insisten en ello las asociaciones de dignificación de la Memoria, lo decimos nosotros los recalcitrantes memorialistas. Hagamos entonces entre todos un viaje al país de Nunca Jamás, o  los Mundos de Yupi, o a la Utopía de Moro, y en ese país democrático ideal marquemos cada fosa, convirtamos cada espacio en un centro de interpretación, derribemos la puta cruz y hagamos de Cuelgamuros un museo, desmitifiquemos la secta católica, identifiquemos a los que hoy dos generaciones después se siguen beneficiando del expolio y del latrocinio cometido por sus familiares asesinos, obliguemosles a pagar sus culpas, y a devolver lo robado, persigamos al culpable superviviente que aún los hay, mandémosle a prisión porque el crimen de lesa Humanidad no prescribe,... y revitalicemos los valores por los que nuestros mayores fueron asesinados, torturados, muertos, represaliados, aniquilados. Justicia se llama eso. Justicia. O probablemente, utopía absurda e inalcanzable.

Pero andemos inmersos o no en un mundo ilusorio, no podemos cejar por ello en nuestro empeño. Porque no hay ni debe haber Olvido ni Perdón. Contra la desmemoria sólo es admisible la Justicia, la Verdad y la Reparación.

Fuente de la imagen: chdetrujillo.com

miércoles, 15 de abril de 2015

Un país cómplice de la muerte e ignorante a sabiendas de su propia culpa: La Memoria al servicio de la Justicia. Día 105

Desde hace dos centurias, en España se ha venido practicando con desverguenza criminal el exterminio de progresistas e izquierdistas, para beneficio de los que siempre mandan y escarnio y liquidación de los que siempre han obedecido bajo el terror y la opresión, que no por otra causa. La Plutocracia patria, apoyada por la Oligarquía transnacional, reforzada por las armas de los Uniformados traidores, con el marchamo de calidad otorgado por la Monarquía y el nihil obstat espiritual de la criminal Secta Católica vienen siendo responsables desde inicios del XIX de la mayor matanza genocida de opositores y disidentes de todo el planeta, liberales hispanos del XIX, marxistas, anarquistas y sindicalistas ibéricos del XX.

En el pasado más reciente, durante la mal llamada guerra civil, el fascismo español efectuó deliberadamente un genocidio eugenésico que rompió por aniquilación de los adultos rebeldes e insumisos republicanos y de izquierdas la herencia ética, idearia y cultural que debiera haber recaído en sus hijos y nietos. Y una de las consecuencias colaterales de esta violencia extrema, una cualquiera pero fundamental, es que quienes hoy mandan, trabajan y disfrutan de los beneficios de este neoliberalismo destructor son los herederos genéticos, patrimoniales, ideológicos y económicos de aquellos mortíferos criminales. Y esa es la razón última por la que
la Derecha rancia se opone a dignificar la memoria y el ejemplo de los asesinados, presos y represaliados. ¿Pretendíamos acaso que los poderosos hicieran examen de conciencia, asumieran sus propias culpas, renunciaran a sus riquezas, rehabilitaran viejos idearios y cambiaran por ello el modelo de Estado y el de sociedad? Muchos nos reconocemos hoy un tanto ilusos e ingenuos. Sabíamos que la lucha por la memoria iba a ser dificultosa, pero no que nos íbamos a encontrar con tanta inquina descarada y desvergonzada.

La derogación de hecho --y pronto de derecho-- de la Ley de la Memoria, los insalvables obstaculos a la recuperación de los nuestros, los impedimentos para el acceso a archivos y documentación, la eliminación de todo el programa de ayudas y la exigencia mediante requerimiento a la Asociación de Valdenoceda --por ejemplo-- de la devolución de la subvención para exhumar restos y el pago de intereses de mora son sólo algunos ejemplos de lo que interpretamos como una afrenta al Honor y a la Dignidad de los cientos de miles y millones de defensores de la Libertad masacrados por la represión practicada por los poderosos, como una tremenda inmoralidad, una demostración de ausencia de ética y una agresión sin paliativos a los que llevamos años, lustros o décadas luchando por restaurar la memoria de los nuestros y por revitalizar las ideas que les llevaron a la prisión y a la muerte por culpa de verdugos responsables de crímenes de lesa Humanidad, aún hoy, ellos y los suyos al frente de los resortes del poder en este país cómplice de la muerte e ignorante a sabiendas de su propia culpa.


Fuente de la imagen: pinterest.com

martes, 14 de abril de 2015

14 de Abril: Mi bandera no es un trapo cualquiera. Es sinónimo de Justicia Social, sanidad y educación universal y gratuita, abolición de la monarquia, dignificación de la memoria de los represaliados, Estado Laico, distribución de excedentes, socialización de la propiedad, nacionalización de banca y grandes empresas, Reforma Agraria, pleno empleo, renta básica, limitación de la economía de mercado...: La Memoria al servicio de la Justicia. Día 104

No soy republicano. Pero no te llames a escándalo, que matizo: no soy SÓLO republicano. No me centro sólo en la exhibición de la tricolor y en la expulsión del ilegítimo ciudadano Borbón. Acotar estos objetivos como horizonte político es limitar mi recorrido. La República por la que lucho, mi república, no es el fin de mis afanes; sólo el medio para conseguirlos. La República es únicamente, debe serlo, el primer paso para la consecución del socialismo real, igualitario, democrático, internacionalista, apátrida y laico. La República debe ser sinónimo de generosidad, solidaridad, socialización de los excedentes de producción y gestión comunal de los recursos, nacionalización de eléctricas, agua e industrias esenciales, redistribución de los beneficios e imposición de este ideal de Estado --como debiera ser natural-- sobre modelos económicos basados en la prevalencia de poderosos sobre desposeidos, en el abandono de los desprotegidos por parte de los rectores de los resortes económicos y en la represión de los disconformes y disidentes.

Yo no soy republicano fi
nalista. No creo en la República como un fin último, sino como en un intrumento que sirva para alcanzar una sociedad más justa, más equitativa, más igualitaria y, por ende, más socialista. Y tengo la certeza de que entre tanto amor que suscitan los tres colores, hay mucho enamoradizo modista que nunca iría más allá de pedir con la boca chica un cambio de inquilino en el Palacio de la Zarzuela. Pero e
l desaforado y desvergonzado invento capitalista que tan entusiasmadamente defienden algunos republicanos moderados y socialdemócratas acomodaticios de "izquierda descafeinada" y la aplicación de sus admiradas recetas salvajemente liberalistas, están ocasionando la mayor catastrofe humanitaria de la Historia en todo el planeta y en el Estado español. Y esto no pueden resolverlo ni el liberalismo ni el revisionismo socialdemócrata, ya que el capitalismo es el único responsable de esta espantosa crisis de subsistencia y menoscabo de los derechos humanos, sociales y políticos... Por eso estoy y estamos los republicanos de todo pelaje obligados a exigir que se haga realidad lo que otros creen utopía republicana, para alcanzar una sociedad redistributiva y planificada con criterios éticos y no mercantilistas, una sociedad justa y humana.



Mi bandera no es un trapo cualquiera. Es el símbolo y sinónimo de la Justicia Social, la sanidad y la educación universal y gratuita, la abolición de la monarquia, la dignificación de la memoria histórica de los represaliados por el fascismo, el Estado Laico sin relación alguna con las Iglesias, la distribución de los excedentes, la socialización de la propiedad desmedida, la nacionalización de la banca y grandes empresas, la eternamente postergada Reforma Agraria con incautación de grandes fincas, el pleno empleo, la renta básica y la limitación de la economía de mercado. Esa es mi bandera. Esa es mi República. En consecuencia, insisto en la sentencia: no soy sólo republicano, no soy sólo antimonárquico, antiborbón o antifelipista. Soy Republicano porque la República debe ser forzosamente Socialista, o no ser República.

Y ahora sí, Salud y República, Democrática, Libre, Igualitaria y Socialista, compañera, compañero. Un fuerte abrazo de esta solitaria voz que clama desde los desiertos del sur.

lunes, 13 de abril de 2015

¿Cervantes, decíais? ¡Prevaricadores! Volvéis a enterrar en la misma cripta de la misma iglesia huesos innominados, al gravoso precio de 125.000 € / 10 kilos de esqueleto anónimo. Y mientras, 100.000 republicanos sin buscar, encontrar, exhumar e identificar: La Memoria al servicio de la Justicia. Día 103

A veces me releo y percibo sin dificultad que los textos que escribo vinculados al presente pierden coherencia y comprensibilidad al cabo de unos pocos meses, sólo por que hacen referencia a lugares comunes coetáneos a la coyuntura que los ha motivado. La Memoria reciente es frágil y el tiempo suele hacer escarnio en ella, provocando su evanescencia y conduciéndola al olvido y la desmemoria (ver la entrada titulada "PePeros, exhumáis a Cervantes, a Colón, a falangistas pronazis, mientras liquidáis a los demócratas y destruís su pasado", de 30 de enero de 2015). Como consecuencia de ello, nos es extremadamente difícil el retornar en ocasiones al momento emocional y psicosocial en el que fugaces sentimientos y emociones expresados en forma de letras desembocaron en beligerantes parrafadas que hoy se antojan fuera de lugar. Por eso, antes de hacer el menor comentario, quiero ayudar a contextualizar el corrompido presente para que no disfrace el incierto futuro y vuelva amable lo que nos debiera ser intolerable. Para ello, muestro nueve indicios:

Primero.-  El Ayuntamiento de Madrid, ciudad del NO PASARÁN y otrora capital mundial de la resistencia antifascista, es para vergüenza de muchos de sus vecinos gobernado desde hace 26 años por la Derecha heredera patrimonial e ideológica de los asesinos franquistas.

Segundo.- El Gobierno de España y el Ayuntamiento de Madrid, ambos en manos de esa Derecha neoconservadora heredera de asesinos, se muestran contrarios a la dignificación de la memoria de los republicanos y a la recuperación de sus restos.

Tercero.- Desde 2011 el Gobierno derechista de la Nación ha liquidado todos los programas de recuperación de la Memoria y ha retirado el 100% de las subvenciones a las Asociaciones de familiares que por sus propios medios y sin colaboración estatal se dedican a la investigación, localización, exhumación, identificación y entrega a sus deudos de los restos cadavéricos. A alguna (la de Valdenoceda) le ha obligado a devolver la subvención y a pagar intereses de mora.

Cuarto.- Reiteradamente, el Ayuntamiento derechista de Madrid evade sus responsabilidades humanitarias con los familiares de los represaliados republicanos mientras pone mil trabas en la busqueda e identificación de restos, significación y señalización de lugares de la memoria, modificación del callejero, nominación de sedes e instituciones y se afana en la carencia completa de signos visibles de respeto a la Democracia republicana, el único Sistema de Gobierno elegido por el Pueblo.

Quinto.- La Alcaldesa Botella, los concejales y la clase plutócrata que conforman ese mismo Ayuntamiento Derechista, heredero de los asesinos franquistas, esos mismos sujetos que no quieren gastar un euro en rescatar la memoria de los republicanos demócratas liquidados desde 1936 hasta 1978, han desembolsado hasta el momento más de 125.000 € en buscar INFRUCTUOSAMENTE los restos de Miguel de Cervantes en un edificio intitulado en el registro como propiedad de la reaccionaria secta de la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana de España. Para muchos, la busqueda tiene una motivación exclusivamente ideológica y sus impulsores municipales, comunitarios y estatales sólo persiguen reforzar el carácter españolista y añejo del ideario del Partido Popular.

Sexto.- Con el enorme esfuerzo desplegado en la inútil búsqueda e identificación de los restos de Cervantes (17 individuos distintos en caótico batiburrillo conforman el osario del "hallazgo"), ese mismo Ayuntamiento, la Comunidad de Madrid a través de su Dirección General de Patriminio y la Real Academia Española ofenden a los más de 5.000 republicanos asesinados en la postguerra en Madrid y agravian a los familiares que aún buscan sus restos.

Septimo.-  Por mucho que el Ayuntamiento de Madrid pretenda parapetearse tras la reputación del forense Francisco Etxberría, el geolocalizador Luis Avial y el historiador Fernando de Prado, LA MULTIEURISTA BÚSQUEDA DE CERVANTES HA SIDO UN COMPLETO FIASCO, no aportando los investigadores el menor indicio genético o antropológico-forense que permita concluir que el literato ha sido hallado, obligando así al pagador de la inmoral exhumación y a los historiadores a acudir a viejos legajos que ya eran conocidos antes de comenzar los trabajos para afirmar que si los restos de Cervantes llevan allí varios siglos, es casi seguro que se encuentran entre los 17 localizados. Casi. Según los textos.

Octavo.- Y hoy, 13 de abril de 2015, sin el menor rubor, con un gran desparpajo y mucha desvergüenza se nos anuncia a bombo y platillo que los restos humanos NO IDENTIFICADOS de los 17 innominados por siempre individuos varios encontrados en las Trinitarias volverán a ser inhumados en breve en el mismo convento de las Trinitarias, por lo que concluyo que...

Para este exiguo viaje, malditos fascistas guapos de guante blanco, vomitivo papel couché y utilización artera del presupuesto público, no hacían falta vuestras prevaricadoras alforjas. Qué lástima que ni el oligarca Código Penal ni la inexistente Justicia Popular os puedan acusar y condenar por los delitos que cometéis contra el Pueblo y contra su Memoria democrática.

Yo os maldigo.

Ana Botella, alcaldesa de Madrid durante una rueda de prensa sobre la fallida búsqueda de Cervantes. Fuente de la imagen: noticias.sumadiario.com

domingo, 12 de abril de 2015

Impresionante foto de presas republicanas en cárcel franquista. La Memoria al servicio de la Justicia. Día 102

A la prisión de exterminio de mujeres republicanas de Saturrarán (Motrico, Guipúzcoa) ya me referí con extensión en la entrada titulada "116 mujeres y 56 niños, muertos en la Prisión de Saturrarán". En su día elaboré un detallado pero breve texto a modo de compendio de diferentes artículos de prensa y trabajos de investigación, al que acompañé con 17 fotografías de mujeres antifascistas presas en este penal franquista. También en las entradas de TODOS LOS ROSTROS "Las represaliadas por el franquismo sufrieron por rojas y por mujeres" y "Los niños perdidos del franquismo" incluí tres fotos más de esta prisión femenina. Hoy vuelvo a traer aquí otra impresionante instantánea de Saturrarán. En ella podemos ver a un nutrido grupo de mujeres reclusas, muchas de las cuales están acompañadas por sus hij@s.

Nuevamente, mi homenaje a tanta mujer valiente.

Fuente de la imagen: estrellasquealcanzar.blogspot.com

sábado, 11 de abril de 2015

Ella no me deja bachear: La Memoria al servicio de la Justicia. Día 101

A poco que leas descubrirás que este blog se significa por su vehemencia y se singulariza por su oscilación emocional entre depresión y euforia. Por eso hoy, tras jornadas de combatividad, tocaba día de flojeo. Me he dejado arrebatar por el desánimo y derrota, y en ella sigo inmerso. ¿Sabes, compañer@? Son siete años de presencia, varios centenares de entradas y en este año 2015, 101 textos muy personales seguidos y correlativos que atienden el compromiso que yo mismo adquirí a primero de enero, hace 101 días, con la Memoria al servicio de la Justicia. Pero este blog tiene fecha de caducidad. Mi propósito es liquidarlo a final de año, cuando haya sobrepasado los mojones que jalonan el curso: 14 de abril, 18 de julio, 40 aniversario de la muerte de la sanguinaria bestia el 20 de noviembre...

Escribir esta página tiene un enorme coste emocional, como también lo tiene afectivo para quienes se atreven a emprender su lectura. Amigos, desconocidos y familiares me confiesan que no son capaces de ojear más de cuatro entradas seguidas, porque la tristeza y el desaliento se enseñorean de su espíritu e les impiden concluir la labor. Este sitio web es oscuro, lacrimógeno, gemebundo y plañidero. Pensar en cómo dar forma a un sentimiento arropado por grises fotografías que estremecen me agota hasta desfondarme. Por eso, hoy había escogido bachear, utilizando un verbo también depresivo muy usado por los españoles republicanos en el seno de las prisiones franquistas de los años 40. Bachear. Llevo toda la tarde y noche paladeando la palabra, dejándome arrastrar por la profunda imagen que sugiere el vocablo. Pero cuando navego por el interior del caos de mis archivos, me sacan del hundimiento estas dos fotos. En ellas vemos a una valiente mujer, una republicana arengando a la multitud desde el techo de un automóvil en las calles del Madrid asediado de 1936. Busca la recluta de hombres y mujeres comprometidos que se atrevan a engancharse para marchar al cercano frente a luchar contra el fascismo. Su rostro parece encenderse de pasión ideológica y evidencia su compromiso con la causa, la República, la Constitución y la Ley. Es esta anónima mujer audaz la que con su silenciada arenga da un salto en el tiempo para sacarme del jodido agujero.

Y decido reemprender la lucha. O la escritura, al menos. Gracias, valerosa mujer republicana.



Fuente de las imágenes: printsplace.co.uk

viernes, 10 de abril de 2015

A August Landmesser, a ti y a mí nos espantan las unanimidades: La Memoria al servicio de la Justicia. Día 100

Las unanimidades me espantan. Los bloques monolíticos, la muerte de la disidencia, la opinión obligada, la expresión domeñada por quien la guioniza a su gusto e interés. Hace 50 años, en España todo era un bosque de brazos alzados a la romana, ciegas adhesiones al líder, recuerdos al Ausente, vivas por aquí, mueras por allá, viva, viva, viva, muera. Hoy, el bosque no lo es de brazos alzados, sino de inteligencias caídas. Los vivas se han transmutado en perpetuos peros y las urgencias por encontrar a los nuestros se contrarrestan con las consabidas frases "estás cargado de rencor"; "cuándo piensas pasar página"; "ahora no toca"; "no hay presupuesto para estos disparates"; "con la que está cayendo y tú sigues hablando de viejos muertos" o la más lapidaria: "hace ya un siglo de aquello, el mundo ha cambiado, tú sigues anclado en el pasado y con deseo de venganza...".

Y sí, les doy la razón: me niego a pasar página e insisto en que ahora sí nos toca; creo que si no hay presupuesto, debe detraerse del que inmoralmente se destina a la Fundación Francisco Franco, al rescate bancario o al autobombo mediático de los ministros fascistas peperos; sostengo que se debe seguir investigando, excavando, identificando, entregando y reivindicando; y no, no estoy, no estamos anclados en el pasado; no, no nos anima el deseo de venganza; no, no queremos que los que mandan ahora o los que claudican ante su prevalencia nos sigan prometiendo verdad; a ellos no les solicitamos justicia; no buscamos de ellos reparación, no: EXIGIMOS VERDAD, JUSTICIA Y REPARACIÓN, NOS NEGAMOS A OLVIDAR Y NO QUEREMOS PERDONAR. Ante eramos legión. Ahora sólo somos un@s poc@s. De nuestra capacidad para transmitir, convencer y conmover depende que dejemos de ser solitarios disidentes, al modo del resistente August Landmesser en su perturbadora foto frente a la unanimidad nazi valerosamente quebrantada por su osado gesto.


Plaza de toros de Las Ventas, Madrid. Un bosque de brazos se alza para saludar a los asesinos fascistas triunfantes durante una corrida de toros en junio de 1939. Foto. Martín Santos Yubero. Fuente: lamemoriaviva.blogspot.com


 

August Landmesser (en la foto, extraída del blog sentadoenlatrebede) era un alemán que infringió la ley nazi alemana al casarse en 1935 con una mujer judía y engendrar hijos no arios. En 1936, August se negó a saludar a Hitler durante su visita a un astillero de Hamburgo para asistir a la botadura de un buque. Su gesto de rebeldía fue inadvertidamente fotografiado por la propaganda nazi sin ser detectado hasta años después. En 1938 fue detenido por la Gestapo, acusado de violar el artículo 2 de La Ley para la Protección de la Sangre y el Honor Alemanes y condenado a dos años y medio de prisión en un campo de concentración, de donde salió ya iniciada la guerra en 1941 para ingresar forzadamente en el Batallón de Libertad Condicional nº 999, en el que fue liquidado y su cuerpo por siempre desaparecido en algún momento indeterminado. En el interín, su mujer judía Irma Eckler fue también presa, pasando del campo de Lichtenburg al de Ravensbrück, donde fue asesinada por los nazis en enero de 1942, junto con decenas de miles de otras mujeres judías.

A August Landmesser también le espantaban las unanimidades.

jueves, 9 de abril de 2015

Fascistas, malditos, borrasteis todo rastro de vuestras víctimas: La Memoria al servicio de la Justicia. Día 99

Fascistas, hicisteis de los ciudadanos leales a la Constitución y al Estado republicano vuestras víctimas; los encerrasteis; les torturasteis; los sometisteis al hambre y a la falta de higiene, a las enfermedades forzadas por el hacinamiento, por el frío y el abandono; los matasteis; los enterrasteis en fosas ignotas; inscribisteis sus nombres y apellidos en listas que luego ocultasteis y muchas veces quemasteis;  borrasteis todas sus huellas; y 75 años después, vuestros hijos y nietos nos acusan a nosotros, ¡¡a nosotros!!, de ser los rencorosos y vengativos sólo por querer saber la verdad, por pretender encontrar los huesos de los nuestros y por reivindicar con orgullo que los valores que los llevaron a la tumba siguen muy vivos y deben ser revitalizados.

Como tantas otras veces, desconozco la fuente de la imagen. Sólo sé que son prisioneros antifascistas en algún campo improvisado tras la derrota de la República española en el frente cántabro y santanderino. La foto se centra en sus espaldas. A la izquierda vemos medio rostro de un antifranquista que hace mutis. Abatido y derrotado. Sobre su hombro izquierdo, apreciamos el perfil de un adolescente, casi un niño, postergado. El resto parecen participar en algun simple ceremonial rutinario: ¿reparto de correo? Imposible, por que los campos de clasificación eran provisionales como parece que éste lo es y allí los republicanos no recibían cartas, pues nadie sabía de su paradero; ¿distribución de comida? No tiene pinta. Los presos se aglomerarían en desorden; ¿pasando lista quizás tras las voces de rigor? Muy probablemente. "¡Franco, Franco, Franco! Arriba España... ¿Manuel García Pérez? ¡Presente!". Tan presente en cuerpo Manuel, como ausente en espíritu está el eterno Ausente del falangista José Antonio, por el que tanto se reza y se invoca. Pero Santander acaba de caer. El suplicio de los derrotados se inicia ahora. Algunos lo pagarán con su vida. Otros, con su libertad secuestrada durante décadas. De todos ellos, sólo vemos la espalda, medio rostro, el perfil de un anónimo adolescente. Adiós para siempre, amigos. Adiós.

Y gracias por vuestro sacrificio.

miércoles, 8 de abril de 2015

Tibios protofascistas que temen a los rojos y justifican el golpe franquista: La Memoria al servicio de la Justicia. Día 98

En una inventada cita que no figura en el Quijote, suele atribuirse al manchego hidalgo, ingenioso él, la frase "Ladran, luego cabalgamos", la cual con distintos matices, composiciones y ortografías viene a significar de manera apócrifa que no ha de preocuparnos lo que de nosotr@s se hable, por que nos, nuestra estima y nuestra fama, la tuya y la mía, amig@ lector@, no precisa de la opinión de otros ni ha de ser menester que de nosotros se hable para que en ello fundamentemos nuestro parecer y consideración propia, sea para mal o para bien.

A gala llevo, si me lo permites entonces, que éste no ha de ser un sitio o blog de internet democrático. Repito: NO ES UN BLOG DEMOCRÁTICO. En negrita y subrayado. Si en algo disienten algunos, los respeto. En cierta medida. Pero si meten la pata hasta el corvejón, si se manifiestan como fascistas recalcitrantes, si profesan la fe nazi, si son defensores del falangismo intransigente, si su beligerancia les impele a repudiar mis letras y amenazarme por mis contenidos, si alardean de ser negacionistas del genocidio franquista, si llegan aunque sea remotamente a justificar el pistolerismo asesino franquista, entonces les borro... LES BORRO. Y paso de ellos. Sin remordimiento.

Pero si son los típicos equidistantes, esos que no son ni chicha ni limoná, ni de izquierda ni de derechas, seguro que muchos con coleta ellos o a punto de apañarla, leídos o medio cultivados que creen saberlo todo por haber regurgitado dos o tres entradas de la wiki y tres librillos de Jiménez Losantos y César Vidal sobre la mal jodidamente malllamada guerra civil, si suponen que están por encima del bien y del mal, si hacen preguntas del tipo "¿o es que acaso tú no sabes qué es lo que provocó la guerra?" o "¿quizás crees que los republicanos eran unos santos?"..., entonces, del tirón también los suprimo, porque no les doy cancha, no. ¡Que les den! Llevo haciéndolo sin recato 8 años en TODOS LOS ROSTROS. Y otros 10 ó 12 en otros sitios y foros de internet, como es el antiguo foro de la prisión de Valdenoceda. Apostolean de su igualitarismo y su objetividad, mientras hacen alarde de su centrismo equidistante, aporrean teclados y se permiten el lujo de sermonear. Como evidencia, bien vale el correo que uno de ellos (anónimo)  me escribió ayer mismo, que traigo aquí sólo como botón de muestra de lo que los ninis ni.de-ni.izq y/o derechistas suelen escribirme para estimular mis gónadas. O para excitarme las terminaciones nerviosas del elaborado recubrimiento que he establecido como defensa numantina en torno a mi arco del triunfo emocional. ¿Se me entiende? Espero que sí. Léase:

"...Después de leer tus entradas, el sectarismo más brutal y la falta absoluta de rigor es tremenda. El ser humano que tiene como objetivo contagiar a los demás el odio que tiene dentro manipulando sus mensajes, o es un cretino o es un malvado...La realidad es que en este país hubo una guerra y unos la ganaron y otros la perdieron (como todas) y se cometieron barbaridades terribles. Yo, aunque soy joven, he estudiado bastante el tema y te hago 2 preguntas, 1.- como crees tu q hubiera sido la posguerra si hubiera ganado el otro bando? y 2.- por qué crees tu q se produce un golpe de estado el 18/07/36?...[...]
... definitivamente eres un cretino y no un malvado..."
 
Tan ancho y tan pancho se quedó el colega. Yo seré un cretino, o un malvado, pero no voy a entablar batalla con nazis ni debato con tibios que dan pie para justificar el uso de la fuerza armada de unos pocos contra la representación de la autoridad elegida por muchos; con quienes son capaces de intentar razonar la justificación del asesinato de defensores de la legalidad a manos de los alzados en armas que se oponen a ella; ni con aquellos susceptibles que se autotitulan puros e inmaculados pero que desde su
equilibrada atalaya objetivista elaboran condenas contra el contenido de mi blog comprometido, izquierdista, republicano, rojo, memorialista y llorón acusándome de manipulador y fomentador del odio.

¿Llorón he dicho? Sí, claro, sentidamente llorón. Lacrimógenamenre llorón. Lloro por mis muertos y por mis pres@s, y por los tuyos, los tuyos, coño, mujer comprometida, hombre con escora a la izquierda, lloro por la ausencia de ellos, lloro por tantas vidas perdidas, lloro por tantos millones de oportunidades liquidadas, muertas, silenciadas en el siglo XX, lloro por aquell@s que de estar presentes habrían mejorado nuestras vidas y nuestro país, pero que hoy han sido olvidados en este opaco, maldito e indiferente siglo XXI. Y lloro por que alguno de esos imbéciles equidistantes, protofascistas, puros e inmaculados ellos, me condenen al fuego eterno mientras me acusan de ser un manipulador engendrador de odios. ¿Odios, yo? Yo, amig@ o enemigo, sólo pretendo oficiar como fiel retratista de una vieja realidad, tangible y presente en nuestro escéptico hoy, pero a la manera de un sembrador, de un semillero de hambre y sed de Justicia. La misma que sentían nuestros mayores. Sólo eso. Sembrador de hambre y sed de Justicia.




Mi limitada combatibidad como agit-pro, al servicio de la Memoria y la Justicia republicanas. Fuente de las imagenes: indeterminada. Si las precisas, dímelo y las buscaré. Agur, hasta entonces.

martes, 7 de abril de 2015

Cuando el valor y el terror van de la mano, nace el heroismo: La Memoria al servicio de la Justicia. Día 97

Tras meses de asedio a los golpistas atrincherados en el Alcázar, los milicianos y soldados fieles a la República fueron arrollados por la maquinaria militar franquista que acudió en auxilio de Moscardó y los suyos. Era una operación mediática, retransmitida casi en directo por periodistas de todo el planeta que viajaban empotrados con los golpistas. Sin embargo, a los informadores se les escamoteó con mayor o menor fortuna la trágica suerte sufrida por los toledanos y por los resistentes antifascistas. Así y tras terminar con toda la resistencia lealista armada en el Alcázar, en las calles y en el Seminario, las inexorables columnas homicidas de Varela, formadas en su mayor parte por mercenarios regulares moros, aniquilaron toda resistencia y liquidaron a la manera más bárbara a cualquiera que en Toledo hubiera tenido el menor asomo de haber participado en el cerco a la fortificacion donde se atrincheraban los sublevados, que se parapeteaban en familiares y rehenes republicanos (estos últimos, ejecutados todos inmisericordemente con posterioridad). Hombres civiles desarmados y mujeres sorprendidas en plena calle fueron torturados y asesinados. También, todos los soldados republicanos heridos que estaban encamados en el Hospital desde varias semanas antes fueron despanzurrados y bárbamente asesinados en sus lechos y sin la menor posibilidad de defensa por las fieras franquistas africanistas, patrias o foráneas a sueldo.

Tampoco los periodistas fueron informados de los actos heróicos protagonizados por los leales republicanos defensores de la Constitución y la Ley republicana. Pero a pesar de ello, el corresponsal Cecil D. Eby hizo llegar a la opinión pública internacional el siguiente relato, digno de pasar a la historia de la abnegación:

"En la tarde del 30 de septiembre la Legión recibió órdenes de eliminar a toda costa la resistencia de los treinta milicianos que --conscientes de su fin-- habían preferido resistir en el Seminario y morir. La Legión asaltó el edificio, ya incendiado, y trató de forzar el portalón de entrada con una enorme viga de hierro. Los milicianos asomaron sus fusiles por las grietas del portalón y consiguieron derribar a dos legionarios. Aullando como fieras heridas, los asaltantes hicieron saltar la puerta. Dentro sólo quedaban vivos siete defensores. Uno de ellos se apoyó la pistola en la boca y apretó el gatillo. Tres más trataron de escapar por la puerta trasera y cayeron al segundo paso. Los tres restantes consiguieron resistir un buen rato por los pasillos hasta que al fin se encerraron en una habitación al final del segundo piso. Mientras los legionarios reptaban hacia ese último reducto, el jefe del grupo de milicianos dejó escrito un mensaje con carbón en la pared:

"
Manuel Gómez Cota, miliciano de Izquierda Republicana de Madrid. El 27 se hizo cargo de este Seminario. Después de luchar duramente con el enemigo y poner en libertad a mujeres, niños y ancianos, decidimos incendiar el edificio. Son las cinco de la tarde. El incendio sigue: sólo quedamos nosotros: Manuel Gómez ( Jefe de los Leones Rojos); Tomás Parques ( Sargento); Eduardo Ruiz (Socialista). ¡Viva Azaña! ¡Viva la República!"

Cuando la Legión irrumpía en el cuarto, los tres defensores se encerraron en una alacena e hicieron estallar una bomba Lafitte. El comentario de los vencedores, expertos en la materia fue: " Estos hombres saben morir".
".

Hasta aquí, el relato de Eby y en adelante, mi sentido homenaje a los combatientes republicanos: Honor y gloria, nuevamente, otra vez, a los defensores de la Ley, la Constitución y la Libertad.




En la secuencia fotográfica presenciamos el acto heróico de un soldado republicano lanzando una granada a pecho descubierto contra una trinchera fascista. Fuente de la cita: "The siege of the Alcazar". Cecil D. Eby. Fuente de la imagen: "España en llamas". Bernardo Gil Mugarza. Ediciones Acervo.

lunes, 6 de abril de 2015

Los fascistas creyeron haber destruido las fotos, pero algunas sobrevivieron. Fusilamientos 11: La Memoria al servicio de la Justicia. Día 96

El libelo profascista "España en llamas. 1936" de Bernardo Gil Mugarza (mi copia es de Ediciones Acervo, 1968) abunda en detalladas descripciones y explícitas imágenes centradas en la supuesta barbarie de lo que el autor acostumbra a denominar como hordas marxistas. Pero también contiene decenas de valiosas fotografías de los comprometidos luchadores por la Democracia republicana, que hay que contemplar con respeto y la debida distancia, sin atender como es natural a los vilipendiadores calificativos con los que suele obsequiar el autor de este panfleto franquista a los heroicos republicanos. Una de esas sorprendentes instantáneas se puede ver en la página 142. Con ella podemos asistir horrorizados a la escena congelada del asesinato mediante fusilamiento de cinco antifascistas. Dos de ellos, en primer plano, ya yacen en el suelo, muertos; el tercero, herido de muerte, se convulsiona para no volver a levantarse. El cuarto, probablemente con un balazo en la cabeza que le vuela la gorra de oficial, comienza a caer. Y el último aguarda estoico su inminente aniquilación. Nada sabemos del lugar ni la fecha de los asesinatos.

Descansen en paz estos valerosos defensores de la Ley y la República. Que su ejemplo nunca se olvide y nos sirva de estímulo para seguir luchando, cada un@ desde la medida de sus posibilidades, por el triunfo de la Justicia y la Libertad.


domingo, 5 de abril de 2015

"Se los fue dejando, a tantísimos, tendidos para siempre sobre los campos...": La Memoria al servicio de la Justicia. Día 95

"Vosotros, los que no estuvisteis allí, no sabéis lo que son esos hombrecitos feos, mal vestidos, sucios, piojosos; esos soldaditos de poca estatura y de gran corazón. No sabéis cómo se puede amar a esos hombres incultos, malhablados, groseros, y también sufridos y valientes, con los que se han vivido años terribles, con los que se ha reído, y se lloró alguna vez, y se los fue dejando, a tantísimos, tendidos para siempre sobre los campos de la patria".

Fernández de la Reguera. "Cuerpo a tierra".




Fuente de las imágenes: tres galerías temáticas con decenas de fotografías dedicadas a la Guerra Civil, publicadas por avaxnews.net y extraídas de la fototeca Getty Images