Siguen este blog

domingo, 3 de enero de 2016

Pemán, por acción, inducción u omisión: Criminal contra la Ley y la Constitución, Conspirador contra el Estado, Instigador del homicidio de leales, Apologeta del crimen, Exégeta de los asesinos, Esbirro de la Dictadura y Beneficiario de la Injusticia


"Qué tiempos serán los que vivimos,
que hay que defender lo obvio"
.
Bertolt Brecht

Al hilo de la interesada campaña de la familia Pemán contra la Verdad Histórica libremente expresada por Ana Fernández, representante de la soberanía popular, durante un pleno municipal (ver http://politica.elpais.com/politica/2015/08/25/actualidad/1440517384_523677.html), triste es constatar que sigue siendo necesario evidenciar verdades históricas incuestionables E IRREBATIBLES, deliberadamente omitidas por los criminales de lesa Humanidad, por sus familiares y por sus beneficiarios patrimoniales e ideológicos. Como Brecht, volvamos a exponer lo obvio:

1.- CRIMINALES CONTRA LA LEY Y LA CONSTITUCIÓN: En julio de 1936 se produce una criminal revuelta terrorista armada contra el Gobierno legalmente constituido y contra el Estado de la II República Española.

2.- CONSPIRADORES CONTRA EL ESTADO: La delictiva revuelta tiene el apoyo y financiación de oligarcas y banqueros nacionales, de plutócratas locales y de los gobiernos nazi alemán y fascista italiano y persigue restituir el statu quo previo a la proclamación del Estado republicano.

3.- ASESINOS DE LEALES: Para conseguirlo, funcionarios militares armados traicionan al Estado y civiles integrantes de escuadrones de la muerte de Falange, CEDA, carlistas y monárquicos causan el más salvaje exterminio físico contra un Gobierno legal y contra los civiles y militares fieles al mismo. Cerca de 250.000 diputados, alcaldes, concejales, políticos, funcionarios, maestros, intelectuales, periodistas, poetas, obreros, sindicalistas, jornaleros, estudiantes, disidentes y tibios son masacrados por su fidelidad al régimen legal republicano entre 1936 y 1975.

4.- APOLOGETAS DEL CRIMEN Y EXEGETAS DE LOS ASESINOS: Decenas de intelectuales acompañan a los asesinos ejecutores de estos cientos de miles de leales durante sus letales avances por las tierras de España. Señalados poetas, ensayistas y articulistas conservadores actúan de Jefes de prensa de los asesinos, ofician de exégetas de sus jefes y sicarios y hacen apología del ideario que les inspira, justificando a los criminales, buscando la legitimidad moral de los delitos y dando cobertura ética a sus actos terroristas.

5.- ESBIRROS DE LA DICTADURA: Con el apoyo de estos intelectuales, los traidores consiguen la victoria, ejercen un tiránico régimen de terror  y consolidan su prevalencia durante 40 años de dictadura antidemocrática.

6.- BENEFICIARIOS DE LA INJUSTICIA: 40 años después de aquellos 40 años, la Legalidad Republicana aún sigue sin ser recuperada y la plutocracia actual sigue siendo beneficiaria y heredera de la que protagonizó el criminal golpe de Estado.

Los arriba relatados son hechos históricos incuestionables, verdades irrebatibles, que no admiten matices ni discusiones. Por ello, todos los participes, ejecutores, protagonistas o cómplices de aquella revuelta antidemocrática son culpables --por acción, inducción u omisión-- de los delitos de alta Traición contra el Estado republicano y todos, en mayor o menor medida, fueron Criminales de lesa Humanidad, destructores de la Ley y la Constitución, Conspiradores contra el Estado, inductores de los Asesinos de leales, Apologetas del crimen, Exégetas del homicidio, Esbirros de la Dictadura y Beneficiarios de la Injusticia.

Y entre ellos, de una forma destacadísima, el escritor José María Pemán. Reafirmando el anterior argumento, Pemán fue --por acción, inducción u omisión-- Criminal contra la Ley y la Constitución, Conspirador contra el Estado, Instigador del asesinato de leales, Apologeta del crimen, Exégeta de los asesinos, Esbirro de la Dictadura y Beneficiario de la Injusticia franquista.

Su adhesión inmediata a la revuelta; su protagonismo radiofónico desde el primer día de la misma exhortando al delito e instigando al crimen con encendidos discursos emitidos por Radio Jerez; su ferviente exaltación de los asesinos durante el hermanamiento en Portugal e Italia de los sublevados con el régimen del Duce Mussolini y con los Viriatos; su nombramiento por Franco como miembro juramentado del Consejo Nacional de FET y de las JONS; su apoyo físico, moral y espiritual acompañando a las mortíferas columnas de Yagüe y Castejón en su letal avance hacia Toledo; su presencia en primera línea junto a los golpistas en el asedio a Madrid a la espera de su caída; su cargo como jefe de Prensa y Propaganda de las fuerzas rebeldes; su entrada en la capital como primer sublevado victorioso que desfiló ante la población leal derrotada para emitir a los pocos minutos desde Unión Radio Madrid el primer comunicado de los conquistadores; su destacadísimo papel en la exaltación del tiránico nuevo régimen; su máximo liderazgo como principal inquisidor y acusador de decenas de miles de maestros librepensantes a través de la Comisión depuradora de Enseñanza de la Junta Técnica del Estado que presidía; y las numerosas recompensas, prebendas y beneficios de que fue objeto definen a Pemán como un rebelde golpista, traidor a la Ley y la Constitución, culpable de apología del delito, apostol de la muerte, profeta de la dictadura, ensalzador de los asesinos, secuaz de los criminales y por ende, partícipe de la traición, el delito y la matanza contra el Pueblo, contra el Estado y contra la Constitución de la República.

En definitiva, que Ana Fernández (concejala del Ayuntamiento de Jerez y representante de la soberanía del Pueblo) haya tildado a Pemán de "asesino" y haya pedido la retirada de su busto erigido en el teatro municipal es un acto de libre expresión, preciso, necesario, extremadamente definitorio y muy ajustado a los criminales méritos del interfecto.

Y que la familia de Pemán haya interpuesto una querella contra la concejala por estas palabras --y que ésta haya sido admitida-- es una burla a la Democracia, un desprecio a la Verdad Histórica y una vejación intolerable contra los cientos de miles de víctimas inocentes que sufrieron la participación del infame poetastro en este terrible delito de lesa Humanidad que supuso la revuelta.

Ana Fernández prestará declaración durante el primer día de su juicio, el jueves 14 de enero en los Juzgados de Jerez de la Frontera, Cádiz. A buen seguro, mientras sea interrogada por la acusación, también la concejala Fernandez rememorará el axioma de Brecht que inicia este texto, "qué tiempos serán los que vivimos, que hay que defender lo obvio". Si a tí también te indigna su situación, si quieres expresar tu protesta por la querella de la familia Pemán, si deseas manifestar a Ana y a todos los memorialistas tu adhesión a la Verdad Histórica, si pretendes darles tu apoyo, firma tu adhesión a la solicitud de anulación del juicio en avaaz.org (https://secure.avaaz.org/es/petition/Jueces_y_Fiscales_de_Jerez_de_la_Frontera_Cadiz_No_admitan_querella_contra_concejalaInvestiguen_500_asesinatos_franquist/?nbKYHab) y preséntate el jueves 14 de enero a las puertas de los Juzgados de Jerez (Avda. Tomás García Figueras, 14) para mostrar tu respaldo a Ana Fernández y a los memorialistas jerezanos que luchan por recuperar la memoria de sus mayores y desvelar las culpas de los verdugos, entre ellos José María Pemán.

Pemán con uniforme de Falange tomando un vaso de vino al borde de la carretera durante un descanso en su avance por Extremadura hacia Toledo y Madrid. 1936. Fuente: http://myslide.es/documents/jose-maria-peman-y-pemartin.html

Pemán con el general Varela tras la ocupación de Griñón. Noviembre de 1938. Fuente: ABC.es

Pemán con el general Varela tras la ocupación de Almorox. Octubre de 1936. Fuente: ABC.es

Pemán, uniformado de alferez requete carlista. Fuente: http://myslide.es/documents/jose-maria-peman-y-pemartin.html

La esposa de Pemán oficia en Cádiz de madrina de un Batallón de rebeldes golpistas, a los que entrega en Cádiz su bandera. Marzo de 1937. Fuente: ABC.es


Ataviado de falangista, azul mahón y correajes, Pemán es el orador más destacado de la conmemoración del 18 de julio de 1938 ante el general Queipo de Llano, el cónsul de Alemania Draeger, mandos civiles y eclesiásticos diversos y "una disciplinada concentración de miembros de FET de las JONS". Fuente: lavozdelsur.es

En lo más alto de la tribuna, Mussolini, Pemán y Millán Astray durante el Día de la Solidaridad fascista con España. Roma. Junio 1938. Fuente: ABC.es

Discurso de Pemán a Mussolini durante el Día de la Solidaridad fascista con España. Roma. Junio 1938. Fuente: ABC.es

Pemán (segundo por la izquierda) y Millán Astray (cuarto), durante su encuentro con Mussolini en Roma. Junio de 1938. Fuente: http://myslide.es/documents/jose-maria-peman-y-pemartin.html

Ejemplar del "Himno para el Movimiento Nacional", con letra compuesta por Pemán. Fuente: todocoleccion.net

Portada de "Arengas y crónicas de guerra de José Mª Pemán". Fuente: todocoleccion.net

Interior de "Arengas y crónicas de guerra de José Mª Pemán" con dedicatoria manuscrita en 1940 por Pemán para el general Camilo Alonso en la que califica a la sublevación como "Cruzada". Fuente: todocoleccion.net

Pemán ante el general Franco durante su discurso de agradecimiento a éste con motivo de su nombramiento como director de la Real Academia de la Lengua Española. Diciembre de 1939. Fuente: ABC.es
Ana Fernández de la Cosa, edil del Ayuntamiento de Jerez (Cádiz, España) imputada por ejercer su derecho a la libre expresión durante un pleno municipal en el que expresó lo obvio al referirse a José María Pemán como "asesino".


"Qué tiempos serán los que vivimos, que hay que defender lo obvio"
. Bertolt Brecht

martes, 1 de septiembre de 2015

Firma para apoyar a la concejala Ana Fernández, para exigir la condena del golpismo franquista y para reprobar las delictivas acciones de sus cómplices, entre ellos José María Pemán


Pemán: se adhirió al delictivo golpe de Estado desde su génesis; usó la la radio y la prensa local y regional para arengar a los criminales que como él se alzaron contra el Gobierno democrático y el Estado constitucional; alentó a los homicidas ignorando a sabiendas el asesinato de 500 paisanos en su ciudad de residencia, Jerez de la Frontera, en la que nunca hubo guerra civil y sí una matanza indiscriminada de concejales, políticos, sindicalistas, intelectuales, maestros, disidentes, opositores, tibios e indiferentes; acompañó como entusiasta propagandista a las columnas de Yagüe, Castejón y sus sicarios durante su cruento avance por tierras andaluzas, extremeñas y castellanas; glosó la hecatombe causada por las tropas africanistas a las que acompañaba mientras éstas liquidaban delante de él a la inerme población de Cádiz (2.000 inocentes asesinados), Huelva (1.000), Sevilla (12.000), Badajoz (10.000), Cáceres (5.000) y Toledo (4.000) durante las masacres que cometieron en su letal marcha hacia Madrid; con sus exaltados poemas, sus discursos elogiosos y sus alabanzas a los genocidas, justificó el delito, el expolio y el exterminio de civiles indefensos y de funcionarios fieles al Estado; como máximo responsable administrativo de una ilegítima Comisión franquista, ordenó la purga, depuración y separación del servicio de miles de los maestros leales al Estado a los que señaló y acusó de ser indiferentes o contrarios al golpe, provocando por ende su posterior juicio, condena y en algunos casos su muerte y la ruina de su familia...


José María Pemán y Ana Fernández de la Cosa

Pemán, el que fuera rapsoda de los asesinos, el ayatollah de los terroristas, el intelectual de la muerte, el literato mediocre al que algunos desnortados defienden como insigne prócer de las letras gaditanas en un malentendido prurito localista, el cómplice del criminal genocidio, inductor del asesinato y delincuente por acción y omisión ha sido por fin apartado en efigie y en espíritu del Teatro municipal jerezano al que injustamente fue llevado por aquellos que son herederos ideológicos de sus crímenes.

Sin embargo, por contar la verdad de Pemán, explicar el porqué de esa defenestración y defender la expulsión de su busto del templo de las artes y las letras jerezano, la concejala Ana Fernández de la Cosa ha sido denunciada por la familia de Pemán, que exige a la representante democrática de la Soberanía Popular que se retracte y se disculpe. Pero no será así, porque nosotros los demócratas apoyamos a Ana Fernández en su negativa a disculparse y retractarse. Y para respaldar sus palabras, para reprobar las delictivas acciones de José María Pemán y para juzgar y condenar públicamente los criminales actos genocidas de los golpistas y de la oligarquía a la que servían, te pedimos que tú expreses aquí tu apoyo a este escrito. Gracias.


"Con mi firma, con mi comentario, doy mi apoyo expreso a la concejala Ana Fernández, exijo la condena del golpismo franquista y repruebo las delictivas acciones de quienes le sirvieron, entre ellos el cómplice Pemán":


Entidad-Asociación-Institución y/o Nombre y apellidos

lunes, 10 de agosto de 2015

"Alguna vez llegará el amanecer... pero los que lo hicimos posible ya no estaremos allí". La Memoria al servicio de la Justicia. Día 222

"Alguna vez llegará el amanecer. Vendrá el nuevo día. Habrá hombres que lo gocen, entornando los ojos, agradecidos, al recibir los primeros rayos del sol... Pero los que hicimos posible ese amanecer ya no estaremos allí. Habremos sucumbido a la noche, o asistiremos al alba pálidos, exhaustos, desehechos por el combate" (*).

 Fuente: Getty Images

 Fuente: Getty Images

 Fuente: Getty Images

 Fuente: brevehistoriahispanica.wordpress.com

Fuente: joseantoniogalloso.blogspot.com


(*) Abate Bringas en "Hombres buenos". Página 519. Editorial Alfaguara. Arturo Pérez Reverte.

domingo, 9 de agosto de 2015

Guernica: Mártires a bombazos, mártires por enfermedades que aniquilaban rojos pero respetaban derechistas, mártires esclavos, mártires exterminados

Bombardeo de Guernica: el gobierno de Aguirre cifró los muertos en 1.645, magnificando la hecatombe; el británico historiador Hugh Thomas estimaba en 1.000 los muertos más probables; los historiadores Solé i Sabaté y Villaroya y Castro Uriarte afirman que fueron entre 250 y 300; y Vicente del Palacio y José Ángel Etxaniz, estudiosos de la asociación "Gernikazarra" estiman que en el canallesco ataque hubo 126 fallecidos, cifra coincidente con la apuntada por el filofranquista Salas Larrazabal. Tras la efímera e increíble mentira sublevada, que achacaba a los nacionalistas vascos la masacre ordenada por Franco y ejecutada por los nazis de la Cóndor y los legionarios italianos, pronto quedó en evidencia la autoría del crimen y su magnitud, que fue fielmente retratada por Picasso a resultas del encargo recibido del Gobierno de la II República Española, a quien por cierto aún debiera seguir perteneciendo el cuadro. El detalle de lo ocurrido, la identidad de verdugos y víctimas, la extensión de los daños y los miles de libros, páginas y expresiones gráficas de la matanza son de todos bien conocidos.

Sin embargo, la mayor parte de esos relatos de lo sucedido suelen olvidar --desde luego, no los trabajos de Vicente del Palacio y José Ángel Etxaniz-- la muerte de 265 personas más, 265 republicanos fallecidos en el Hospital Penitenciario Militar de Guernica. Traídos por los fascistas desde todas las plazas y frentes conquistados en el norte, entre 1938 y 1940 murieron en aquel matadero sanitario improvisado de Guernica 265 presos vascos, cántabros, asturianos, castellanos... La meningitis y la leucemia tuberculosa, las pleuresías purulentas y las septicemias eran la causa frecuentes de los fallecimientos, pero era sobre todo la tuberculosis, la tan temida tisis, la que provocó la mayoría de los decesos. Algunos de aquellos 265 republicanos "innecesariamente" muertos en el Hospital hasta su clausura en 1940 eran miembros del Batallón Disciplinario de Soldados Trabajadores que los crueles vencedores crearon para la reconstrucción forzada de la ciudad que ellos mismos arrasaron. De él sabemos gracias también a del Palacio y Etxaniz. Las defunciones en el batallón, asesinatos al fin y al cabo, se prolongaron hasta la finalización de los trabajos de reconstrución en 1945 debido a la falta de higiene, la escasa alimentación, el hacinamiento, las enfermedades provocadas por las precarias condiciones y los malos tratos. El recuerdo de sus vidas fue escamoteado deliberadamente, pero la desmemoria se fundamentó sobre todo en la premeditada ocultación que los vencedores hicieron de sus muertes. Los cuerpos de los finados en el Hospital y en las obras --forzados y prisioneros-- eran ocultamente trasladados a las fosas y enterrados casi en la clandestinidad.

Las escondidas muertes de los republicanos permanecieron así y para siempre ausentes de las remembranzas de los pocos guerniqueses que en aquellos tiempos trágicos vivían en la ciudad de los mártires. Mártires a bombazos, mártires por enfermedades que aniquilaban rojos pero respetaban derechistas, mártires esclavos, mártires exterminados.


Guernica en 1935. Fuente: todocoleccion.net

Fases del bombardeo. Fuente: decoartmunitis.wordpress.com

Esclavos republicanos trabajando como forzados durante la reconstrucción de Gernica. Fuente: trabajo "Presos Políticos: mano de obra barata...de José Angel Etxaniz Ortúñez y Vicente del Palacio Sánchez.

Esclavos republicanos trabajando como forzados en Guernica. Ya pueden apreciarse varias edificaciones reconstruidas. Fuente: ecorepublicano.es

 "Guernica". Pablo Picasso. Fuente: historia18.wordpress.com


Reinterpretación del "Guernica". Fuente: canarias-semanal.org

Reinterpretación del "Guernica". Fuente: lazinc.com

Reinterpretación del "Guernica". Fuente:taringa,net

Reinterpretación del "Guernica". Fuente: basque.criticalstew.org

Reinterpretación del "Guernica". Fuente: republicahuesca.blogspot.com


Diferentes reinterpretaciones del Guernica, obra de Picasso y propiedad de la II República Española. Cuenta la leyenda que el cuadro impactó a los nazis tanto como aún lo hace con nosotros y que cuando los fascistas reprocharon a Pablo Picasso el haber hecho "esa porquería", el genio les respondió: "Esa porquería la hicieron ustedes, yo solo la he pintado"

Algunos de los datos proceden del trabajo "Presos Políticos: mano de obra barata. El Hospital Penitenciario y el Batallón de Trabajadores durante la reconstrucción de Gernika-Lumo (1938-1945)", presentado por José Angel Etxaniz Ortúñez y Vicente del Palacio Sánchez al Congreso Internacional "Els camps de concentració durant la guerra civil i el franquisme"

miércoles, 5 de agosto de 2015

El premeditado plan franquista de liquidación de opositores usando como arma el hambre: La Memoria al servicio de la Justicia. Día 216

Directores, administradores, funcionarios, abastacedores, órdenes religiosas, monjas en las prisiones dirigidas por las Hija de la Caridad, proveedores... todos se enriquecen gracias a la muerte por hambre de los prisioneros republicanos. San Simón, San Cristóbal, El Dueso, San Juan de Mozarrifar, Valdenoceda, Burgos, el sinfín de prisiones de Madrid y Barcelona, Ciudad Real, Ocaña, Valencia, Alicante, Jaén, Sevilla, Málaga, Cádiz, El Puerto,... son infectos agujeros de muerte por hambre. En todos los campos y centros de reclusión se practica el mismo método de eficiente exterminio, barato y silencioso: las prisiones reciben muy exiguas asignaciones para su abasto, ridículas raciones que a cada salto hacia abajo en el escalafón del organigrama administrativo se reducen por mordidas consecutivas a la más mínima expresión, de manera que cuando el suministro llega a la extensísima base de la pirámide penitenciaria --cientos de miles de presos-- apenas queda ya nada para ingerir, salvo unas habichuelas llenas de gorgojos, cinco ¡¡CINCO!! escasas algarrobas por reclusos, quintales de arena obscura con unas pocas lentejas, agua caliente con una fina película grasienta en su superficie... ¿Extrañará a alguien que el porcentaje de muertes en el interior de las cárceles fuera extremadamente superior al que se registraba incluso entre los marginados civiles perdedores de la guerra no enclaustrados? ¿Dudarán algunos de que las decenas de miles de muertes de republicanos son achacables a un premeditado plan franquista de liquidación de la disidencia y la oposición usando como arma el hambre? Como consecuencia de este genocidio planificado por la jefatura sublevada y ejecutado en cada penal, campo, prisión o cárcel franquista durante al menos 10 años entre 1936 y 1946, monjas y congregaciones marianas asociadas al fenómeno penitenciario franquista, directores y jefes, secretarios y subsecretarios, todos se volvieron ricos e incrementaron sus patrimonios particulares y/o institucionales a costa del asesinato de seres humanos hambrientos. Para inmensa satisfacción de la plutocracia franquista y de sus maestros y congéneres nazis germanos, que tomaron buena nota de la estrategia, método y pautas marcadas por los verdugos españoles. Veamos algunas de sus obras más distinguidas:

Batallón de Trabajadores 29 de Labacolla (Santiago de Compostela): “cada madrugada, a las cinco, se andaban más de 3 kilómetros hasta el tajo realizando 8 horas de intenso trabajo, y con sólo un cazo de café por la mañana y una coles hervidas por la noche como comida en todo el día. Muchos ya no podían ni andar, ya no tenían fuerzas y se desmayaban. El comandante, riendo, nos llamaba Hijos de la Pasionaria”

Campo de concentración de San Juan de Mozarrífar (Zaragoza): “Se encontraba instalado en una antigua imprenta de una editorial. “Fueron días sin bajar del tren, en un vagón de animales y con un bidón en la esquina para hacer las necesidades de más de 200 personas. Para todo el trayecto dieron una latita de sardinas para dos o tres y un trocito de pan. Al pasar por las estaciones gritábamos pidiendo agua y comida. No solían hacernos caso pero cuando alguna persona se acercaba a ayudarnos, la Guardia Civil se lo impedía. A veces, el relevo en el funcionario de turno, era la única esperanza de que un poco de humanidad, les hiciera mejorar algo en su penosa situación alimenticia”.

Campo de concentración de San Marcos (León): “el hambre en los presos era evidente. Testigos del campo de concentración pudieron ver los apuntes contables del comandante del batallón, en los que anotaba todo el dinero que conseguía ahorrar en comidas de los presos. Al margen de esto, en él malvivían hacinados y dormían en el suelo comidos de parásitos. El frío, el hambre y la enfermedad diezmaron este campo, donde se produjeron 800 muertos”.

Campo de concentración de Albatera (Alicante): “En él era tal el ansia por comer de algunos presos que se hizo preciso en cada patio nombrar un recluso que hiciera guardia junto a los cajones de basura para evitar que varios desgraciados se intoxicaran comiendo los desperdicios que otros arrojaban”.

Colonia Penitenciaria de Dos Hermanas (Sevilla): “La dieta en la Colonia Penitenciaria de Dos Hermanas (de unos 1300 presos) consistía en 5 algarrobas para desayunar, pescado hervido para comer y sólo en contadas ocasiones una lata de sardinas y un chusco de pan para cinco. Trabajábamos duro a pico y pala y sin comer. Algunos, se caían de hambre. Allí creíamos acabar con nuestra vida. Nos trataban como a criminales”.

Prisión del Puerto de Santa María (Cádiz): “Había días en que, a las once de la mañana, no había nada en la cocina para dar de comer a 6000 presos. En las perolas no había ni un lunar de grasa y la gente moría. Más del 70% de los presos padecía avitaminosis. Así los presos, a pesar de los esfuerzos que personalmente realizaba el director para encontrar alimentos, se morían de hambre por falta de comida (sólo en el mes de marzo de 1941 murieron 78 presos)”.

Colonia Penitenciaria del Dueso: “Era tanta el hambre que se pasaba allí que cada día se morían de hambre… días en que morían catorce, días en que morían dieciocho. Las cajas de muertos las hacíamos los propios presos y esas cajas las volvían a traer otra vez para transportar a los muertos del día siguiente”.

Prisión de mujeres de Santurrarán: “Las monjas encargadas del penal, hacían acopio de los suministros que les entregaban para el sustento de los presas, para dedicarlo al estraperlo, mientras las presas pasaban hambre”.


Fuente de los entrecomillados: trabajo "ANTEQUERA ENTRE REJAS: ANTEQUERANOS PRISIONEROS DE GUERRA Y DEL FRANQUISMO", de M-A. Melero, presentado al Congreso Internacional sobre la GCE 36-39, organizado por la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales

martes, 4 de agosto de 2015

Aviadores en Stalingrado, voluntarios en Leningrado, guerrilleros tras las líneas, soldados por toda Europa. Españoles en el Ejército Rojo: La Memoria al servicio de la Justicia. Día 216

No hay rincón de América, Europa o norte de África que no esté regado con sangre republicana de combatientes y exiliados españoles muertos. En Cuba, Venezuela, Colombia, Centro y Sudamérica, como exiliados revolucionarios; en Marruecos como leales asesinados por los golpistas; en Argelia como presos en los batallones de trabajadores del transahariano; en el sur de Francia como republicanos fallecidos en los precarios campos de internamiento de postguerra o como alguno de los 30.000 españoles de la Resistencia antinazi; en la liberación de París y del norte francés como soldados aliados de la Nueve; en Mauthausen, Dachau, Buchenwald y decenas de otros campos de concentración de Austria, Francia, Alemania y Polonia; en Berlín, en el Nido del Águila hitleriano de Berchtesgaden y en multitud de batallas y escaramuzas en Alemania; y en cien teatros de guerra dispersos de toda Europa del Este. Como los no tan míticos y sí muy reales 10.000 legionarios perdidos de Craso en el 50 a.C., decenas de miles de españoles de la diáspora republicana murieron por todo el planeta mientras defendían la Democracia o los hacían víctimas de sus convicciones izquierdistas. Mucho se conoce de los hispanos de Leclerc y relaciones y testimonios hay de nuestros coterráneos víctimas del exterminio nazi, pero poco se ha hablado de los españoles en Rusia. Los niños de la guerra no retornados, los pilotos de la República allí afincados y los exiliados voluntariamente expatriados --pintaban bastos en España-- se integraron mal que bien o bien que mal, en las estructuras sociales soviéticas, pero en esas estaban cuando Hitler traicionó el inmoral pacto con Stalin que les permitió repartirse Polonia y el 22 de junio de 1944 se adentró en Rusia. Comenzaba en ese momento la Gran Guerra Patria.


Notorio es que las naciones invasoras suelen adolecer del pecado de la suficiencia y el orgullo, mientras que los naturales de los pueblos invadidos postergan el paliar sus propias miserias para antes sobreponerse al ofensor que expolia su casa y viola su suelo y su espíritu. Lo sabemos bien en carne propia, de cuando nos opusimos al avanzado Napoleón y aupamos a nuestro pesar al nefasto Fernando el indeseado. Más de medio millón de españoles lo pagaron con sus vidas haciendo frente al corso en aquel inicio del XIX. Y lo supieron bien en Rusia, Bielorusia, Ucrania, Lituania, Letonia, Estonia, Georgia... La guerra relámpago hitleriana, la cruel impiedad nazi para con los civiles y la perseverante respuesta de los rusos y de los pueblos, que se prolongó durante cuatro interminables años convirtió a los supervivientes en agigantados héroes y a los 27 millones de soviéticos muertos en honrados mártires de la Santa Madre Rusia. Y entre esos 27 millones, hubo varios cientos de españoles. Muertos defendiendo Moscú en privilegiada posición de vanguardia de la línea que paró a Hitler frente al Kremlin, muertos en el épico cerco de Leningrado; muertos en la memorable, grandiosa y terrible batalla de Stalingrado que dio el giro al curso de la guerra y muertos como guerrilleros regulares y partisanos encubiertos tras las líneas enemigas. Muertos en Polonia, en Hungría, en Rumanía, en Checoslovaquia, en Yugoslavia y en toda Rusia, empotrados y diluidos en unidades soviéticas o componiendo batallones o escuadrillas con componentes mayoritariamente españoles.


Y allí, como héroes, murieron por Rusia, por la República española, por la Humanidad y contra el bárbaro nazismo: 70 antiguos "niños de la guerra" en la fábrica “Elektrosila” de Leningrado, el 90% de los 80 españoles combatientes presentados como voluntarios para defender rodeados de enemigos la cota 004 de Leningrado, haciendo frente durante días a los tanques que atacaban aquella tortura ciudad, entre ellos Félix José Allende Santa Cruz, Félix Ibáñez de Madrid, José González Brida de Grado, María Luisa Loche Rosal, Anselmo Sepúlveda García; pero también en Stalingrado, los aviadores Sepúlveda y “Popeye”; y en el Cáucaso, los pilotos Nájera y Sarauza; y Pallarés, en Crimea; y Fernández Villalón en Ucrania; Morales, en Grozny... Y decenas de españoles muertos en marzo de 1943 como parte de grupos guerrilleros estables en la retaguardia nazi, dirigidos por el catalán José Fusimaña, muerto también; y el mecánico y especialista en reparación de armas, Rivas; Antonio Blanco, que había llegado voluntario a su 22 años y que pereció en el verano de 1942; y Francisco Gullón, Ángel Alberca, Pedro Podadle, Benito Ustarroz, haciendo vuelos de reconocimiento y minando las vías de comunicación de la filohitleriana División Azul.

Guerrilleros españoles del Ejército Rojo soviético. Operaban desde lo más profundo de las retaguardias enemigas. Muchos de ellos resultaron muertos

 Los niños de la guerra en 1937, hermanos Armando y Héctor Viadiú, caídos en el frente de Leningrado en 1941

Francisco Gullón, capitán de guerrilleros en la región del Vóljov, fallecido en acción de guerra.

Justo López de la Fuente. Combatiente español en La Gran Guerra Patria, condecorado con la orden de la Bandera Roja. Fallecido en 1967 en una prisión franquista

Justo Rodríguez, caído en el Cáucaso en abril de 1943

También el comandante Manuel Belda --general de División en España--, enterrado en una fosa común en la orilla meridional del golfo de Taganrog; el minador e inventor Francisco Gaspar, que dirigía un grupo que actuaba en el territorio de Bielorrusia y las regiones de Smolensko y Kalinin; Juan Iglesias, que con su grupo voló en otoño de 1942 un convoy militar repleto de fascistas en el trayecto ferroviario Pólotsk-Nével; el maestro de geografía Leonardo García, muerto y aún recordado en los bosques de la región de Bryansk; el oficial de academia Boixo y los paracaidistas españoles muertos al caer sobre la retaguardia profunda del enemigo en el Cáucaso Septentrional, después de que los tártaros de un pueblo cercano avisaran a los alemanes, quienes cercaron en una playa a los españoles acabando con todos ellos; y Justo Rodríguez y Seijo García, que hicieron descarrilar tres trenes enemigos en marzo de 1943 cerca de la estación de Vladislávovka, en Crimea; y Alcalde, jefe de brigada en España, y Diego Pastor, comisario de división en El Escorial, liquidados con facilidad tras ser lanzados en paracaídas junto con otros muchos españoles al noroeste de Moscú entre nutridas unidades alemanas; y el también paracaidista Feijóo, que sin saber nadar, en misión nocturna se arrojó del avión antes de tiempo, cuando dieron la voz de “preparados” y el avión volaba aún sobre el mar.

José Fusimaña, guerrillero español caído el 12.03.1943 en acción de guerra en Shúbino (Crimea), junto a Boixó y otros españoles

María Pardina, madrileña de Cuatro Caminos, enfermera del Ejército Rojo, heroína de guerra caída en el frente de Leningrado

Leonardo García Cámara. Falleció en 1943 en acción de guerra en Briansk mandando una unidad de guerrilleros españoles

Alfonso García Martín, aviador madrileño y as de la aviación soviética, caído en combate en el último día de la guerra en Europa, el 8 de mayo, en el cielo de Praga

Y Fábregas, jefe de operaciones del EPR en el Ebro, muerto en el Cáucaso; y
el capitán de artillería Santiago de Paul Nelken, hijo de Margarita Nelken, muerto al pisar su jeep una mina durante un combate en Berlín mientras cañoneaba el Reichstag; el teniente de infantería e hijo de Dolores Ibarruri, Rubén Ruiz Ibárruri, muerto en una escaramuza; el teniente de ingenieros Enrique Escudero en plena batalla; Alberdi, también oficial; la enfermera María Pardina, Orden de la Bandera Roja, que pereció después de haber salvado a cientos de combatientes en Leningrado; el aviador madrileño Alfonso García Martín, el cual tras combatir en los frentes de Vorónezh, Stalingrado, Kursk, etc, cayó en combate en el último día de la guerra en Europa, el 8 de mayo, en el cielo de Praga; el también as de la aviación Carlos Aguirre, con 271 combates aéreos, derribado durante la toma de Berlín; Manuel Martínez, que cayó el 1 de marzo entrando en Poznan; José María Guerrero, caído en Stettin; Américo Brizuela y Facundo López, caídos entre los guerrilleros yugoslavos; Segundo Moreno, muerto en un bombardeo junto a Brno, en Checoslovaquia)...

Santiago de Paul Nelken, hijo de Margarita Nelken, capitán del Ejército Rojo, caído durante el asalto al Reichstag en Berlín en mayo de 1945


El capitán Rubén Ruiz Ibárruri con su madre, Dolores Ibárruri, en los alrededores de Moscú

Américo Brizuela, héroe guerrillero, caído durante la lucha por la liberación de Yugoslavia

Facundo López, caído, junto a Américo Brizuela, el 7 de marzo de 1945 en una acción de los guerrilleros yugoslavos contra los nazis alemanes cerca de Pernice

Armando Vela. Cayó combatiendo en la defensa de Leningrado en 1941

Unos 210 fueron los españoles que murieron defendiendo a Rusia y a la Humanidad del nazismo. Uno fue nombrado Héroe de la Unión Soviética; dos fueron condecorados con la orden de Lenin; setenta, con órdenes de la Bandera Roja y la Estrella Roja; otros 650, con medallas al mérito militar en combate en las defensas de Leningrado y Moscú, la liberación de Varsovia y el sacrificado avance bélico por las llanuras y montañas de Polonía, Hungría, Rumanía, Yugoeslavia... Por todo el territorio de la antigua Unión Soviética hay monumentos que recuerdan su entrega, su compromiso y su sacrificio supremo. Mientras ellos dieron su vida por la Libertad, España los ha olvidado deliberadamente y el Ministerio de Defensa del Gobierno del Partido Popular, heredero ideológico y patrimonial de los que causaron nuestra propia hecatombe patria, emplea fondos, recursos, tiempo y personas en exhumar e identificar restos de soldados españoles invasores de Rusia, miembros de la pronazi División Azul.

Tumba de Rubén Ruiz Ibárruri en Stalingrado, Héroe de la Unión Soviética. Fuente: wikipedia

Muchos de los datos más concretos y casi todas las fotografías de esta entrada proceden del exhaustivo y profundo trabajo "La emigración española en la URSS. Historiografía y Fuentes", de A.V. Elpátievsky. Los videos han sido tomados de youtube. La foto en color, de la wiki. Otros datos menos precisos, de diversas fuentes.