Siguen este blog

miércoles, 27 de mayo de 2015

Engañaron a los verdugos dibujando sus crímenes y escondiendo sus obras: Manaut, Robledano, Castelao...; La Memoria al servicio de la Justicia. Día 147

No manejamos megapixels, no sabemos de ebooks, aun no existen los bluetooth y la comida macrobiótica nos es desconocida. Tan desconocida y ajena, como a pesar nuestro nos es el rancho que debiera ser normal, pero que nunca está presente, o como lo son los teléfonos, las añoradas radios, los libros en papel o las viejas cámaras ópticas de fotografía. En su ausencia, algunos imaginan historias y las memorizan para cuando podamos salir de aquí; otros recrean eternos diálogos con inventados personajes y los repiten hasta la extenuación; otros reinventamos el ajedrez usando como piezas huesos de aceituna y chinos de piedra; y otros recorremos incansablemente el patio, de norte a sur, vuelta tras vuelta, un dia, y otro día, en compulsivo paseo que persigue evadir la neurosis del preso.

Pero unos pocos construyen, inventan, de la nada crean algo y con un carboncillo, un lápiz sisado en la oficina y unos colores, en ausencia de prohibidas cámaras fotográficas, nos retratan, nos inmortalizan y procuran esconder sus obras, pues si los verdugos supieran de ellas los condenarían a muerte. Tienen muchos nombres: Castelao, en Galicia; Robledano, en Valdenoceda; Buero Vallejo, en El Dueso; Antequera, Daniel Álvarez... Los creadores se refugiaron en el dibujo clandestino para escapar de la opresión y para ilustrar la muerte y hacerla impercedera. Uno de ellos fue José Manaut. Pintor, fauvista, ilumidador, retratista, profesor de arte, destacadísimo artista y republicano comunista. Y preso. Condenado a 12 años y 1 día por el Tribunal para la Represión de la Masonería y el Comunismo, pasó 6 años en Durango, fue preso en Carabanchel del 43 al 44, otra vez en Durango hasta el 45 y nuevamente en Madrid hasta el 49.

Una de las prisiones por las que pasó fue Porlier. Y en ella nos retrató. Nuestras caras son reconocibles. Cada uno de sus retratos tienen nombres y apellidos, e incluso en aquellos que parecen meros apuntes a vuelapluma se pueden reconocer historias, imaginar pasados y descubrir rostros de resistentes antifranquitas que al poco de posar inadvertidamente fueron asesinados por los fascistas. Vemos algunos, los que son simples trazos. Mañana veremos algunos más, profundos, coloridos, expresionistas. Pero recordad
: tras cada rostro que contempláis, hay un espíritu luchador. Tras cada gesto contenido, una historia de dignidad, respeto y compromiso. Aprended, pues os hablamos desde este terrible y no evadible presente que quizás os parezca remoto y casi ilusorio pasado.















martes, 26 de mayo de 2015

2500 maquis asesinados entre 1939 y 1965: La Memoria al servicio de la Justicia. Día 146

De la guerrilla en el monte hay pocas fotos. A salto de mata malvivían sus integrantes en la clandestinidad, combatían al enemigo fascista, tenían una extensa pero muy frágil red de apoyo social y como es lógico, no se prodigaban en inmortalizar sus figuras y rostros en imágenes que luego pudieran incriminarles, a ellos o a los suyos. Algunas instantáneas sin embargo sí que han llegado hasta nosotros. Sirven como ejemplo de lo precario que era su resistencia y de lo ligero y escaso de su armamento, y ayudan a poner en contexto el compromiso político y la generosidad de su desinteresada entrega. Desde 1939 y hasta mediados de 1965, miles y miles de maquis republicanos, mayoritariamente comunistas, lucharon contra el ejército franquista y contra las fuerzas paramilitares que ocupaban las zonas rurales históricamente proletarias y muchos fueron aniquilados, al menos 2.500 de ellos. Las familias que habían visto morir o encarcelar a sus deudos obreros, mineros, agricultores y jornaleros anarquistas, comunistas y socialistas brindaron su callado apoyo a la guerrilla, en muchas ocasiones a costa de sus propias vidas, de su libertad y de su hacienda. Escasos guerrilleros sobrevivieron al acoso de la Guardia Civil y de los soldados. Casi en su totalidad, las partidas fueron perseguidas con saña por los franquistas y liquidadas sin remisión, fundamentalmente a partir de que Stalin ordenara unilateralmente en 1948 la disolución del maquis y el traslado de la agitación y la lucha del PCE a las fábricas y los sindicatos en zona urbana. Los guerrilleros entonces fueron abandonados a su suerte y muchas veces, vergonzosamente traicionados hasta la entrega, captura o exterminio gracias a la delación de algunos supuestos correligionarios del exterior, más próximos al aparato proestalinista dirigido entonces por Carrillo y la Pasionaria.

Traigo aquí la casi excepcional foto en el interior de la prisión de uno de estos maquis, el minero Enrique González Zurita, alias 'El Brujo'. Preso desde el final de la guerra hasta mediados de los 40, ingresó en la guerrilla en 1947. Combate con la Brigada antifranquista Malumbres por toda la geografía cántabra y norteña, sufre ráfagas de metralleta, persecuciones incesantes, decenas de compañeros caídos, tres balazos en el cuerpo, detenciones, torturas... Capturado a principio de los 50, fue apaleado casi hasta la muerte, juzgado en 1952, condenado a 30 años y encarcelado en Burgos (en la fotografía, lo vemos allí con otros muchos compañeros presos políticos), donde constituyó una célula de resistencia clandestina y fue liberado condicionalmente en 1959. Tras abandonar el PCE en 1987, González Zurita, "El Brujo" ingresó en el PCPE. Falleció en el 2002. Vaya para él mi homenaje.

En la foto tomada en la Prisión Provincial de Burgos, vemos a Enrique González Zurita en la fila de abajo, segundo por la izquierda. En la fila superior y con camisa blanca aparece Julio Vázquez, miembro de la JSU y enlace de la Guerrilla. Fuente de la imagen: http://agrupacionguerrillerasantander.blogspot.com.es/2011/07/homenaje-la-guerrilla-antifascista-en.html

lunes, 25 de mayo de 2015

Terribles y emotivas fotos de republicanos asesinados en Burgos, Cádiz y Ávila: La Memoria al servicio de la Justicia. Día 145

Eterna es esta lóbrega noche; impenetrable su fría obscuridad. Aún no ha amanecido y entre la penumbra parpadean los huesos, los de nuestros mayores que hemos venido a buscar. La luz de los focos se concentra en sus osamentas. Sus dientes relumbran bajo el brillo de la luz artificial. Nuestra mirada se dirige a sus costillas, recorre sus tibias, cúbitos, falanges, dedos y se ve atraida irremediablemente por sus cráneos, horadados a golpe de plomo. Sagradas arquetas espirituales mancilladas, primordiales almarios reventados, balazos a quemarropa. En la vacía hoquedad de sus inexistentes ojos buscamos una expresión de conformidad, quizas el beneplácito por tantos años de pesquisas e investigación, por tantos trabajos, desvelos y tristezas. Te hemos encontrado, le susurramos. Y te vamos a sacar de aquí. Los huesos importan, nos dice, pero no olvidéis que fueron mis ideas las que me trajeron aquí y la maldad suprema la que a sangre y fuego impidió que las expresara por siempre. Rescatad mis huesos, sí, pero sobre todo seguid hablando por mí y por aquello en lo que yo creía.






















Me impresionan hasta el infinito estas fotografías de Daniel Ochoa de Olza, Premio World Press Photo por Retratos Observados. Perturban hasta lo más profundo de mi espíritu. Por su inmensa emotividad, no puedo adjetivarlas y sólo puedo decir que su visión me acongoja. Proceden de la página http://avaxnews.net/fact/Spain_Searches_for_Franco-Era_Graves.html y reflejan una exhumación de rojos asesinados en la fosa de Puerto Real, Cádiz (17/12/2014), el hallazgo de los restos del guerrillero Perfecto de Dios en Chaherrero, Ávila (19/07/2014) y el rescate de los restos de republicanos en la fosa de Estépar, Burgos (26/07/2014), por los antropólogos y forenses de la Sociedad Científica Aranzadi. Espero que de su visión salgáis indemnes. Yo no pude hacerlo.

domingo, 24 de mayo de 2015

Presos republicanos muertos como esclavos al servicio de la oligarquía cántabra y burgalesa: La Memoria al servicio de la Justicia. Día 144

16 muertos. Cuando aún respiraban, habian salido junto con cientos de compañeros republicanos reclusos de las prisiones del entorno --sobre todo de la Central de Valdenoceda-- para redimir condena en los destacamentos penales que las autoridades franquistas constituyeron para construir el tunel de La Engaña, la mayor perforación nunca hecha hasta ese entonces en España y cuya dimensión --7.000 metros-- sólo 75 años después se vio sobrepasada por las de los túneles de Atocha-Cuatro Vientos y Barcelona. De 1941 a 1945 estuvieron los presos forzados trabajando en este tunel entre Cantabria y Burgos bajo condiciones penosísimas, a fuerza de brazo, sin mascarillas, barrenando en seco y casi sin maquinaria de ningún tipo, como esclavos efectivos de la empresa Ferrocarriles y Construcciones ABC.

Los ya mencionados muertos, las decenas y decenas de heridos dañados por traumatismos de todo tipo y los incontables centenares de afectados por silicosis y otras patologías pulmonares incurables de por vida fueron la cosecha de muerte del inútilmente proyectado ferrocarril Santander-Mediterráneo, nunca concluído. Apenas tenemos fotografías de aquel episodio. La mayor parte de los obreros que vemos en estas imágenes son presos del Destacamento Penal de Pedrosa de Valdeporres, todos ellos provenientes de Valdenoceda, o del de Vega de Pas. Algunos de ellos se reengancharon
años más tarde al acabar la condena como obreros civiles, pues la mayoría no podían volver a sus lugares de origen ya que habían sido condenados a destierro como pena accesoria a su libertad condicional. Aquí los contemplamos en pleno sufrimiento. Descansen todos ellos en paz.


Aproximadamente 700 presos de Valdenoceda se aprestan en 1942 a la marcha con destino al Destacamento Penal de Pedrosa de Valdeporres para emprender la construcción en trabajos forzados y régimen de redención de penas del tunel ferroviario de La Engaña.








 








Fuente de las imagenes: http://cabeceras.eldiariomontanes.es/imagenes-municipios/bahia-centro-pas/3940/la-engana-antiguas.html . Más información gráfica y textual en http://blogs.eldiariomontanes.es/laengana/