Siguen este blog

viernes, 14 de junio de 2019

Haciendo Memoria el Día de las Víctimas del franquismo


A propósito de la ofensiva reaccionaria que los políticos de derecha y ultraderecha han emprendido de manera orquestada desde la Junta de Andalucía contra el movimiento civil memorialista y contra las Leyes Democráticas que la sociedad española se ha dado a sí misma en materia de Recuperación de la Memoria, creo necesario recordar estas verdades palmarias:

1.- Para restituir el statu quo previo a la República Constitucional, en 1936 se produce un acto criminal terrorista armado y violento contra el Gobierno, la Constitución y el Estado de la II República Española.

2.- La revuelta es organizada por oligarcas, banqueros y plutócratas, con el apoyo de gran parte del Ejército español, de la Iglesia Católica y de los gobiernos nazi alemán y fascista italiano.

3.- Esos militares traicionan al Estado y con el apoyo de grandes propietarios, intelectuales, falangistas, carlistas y ceditas exterminan a los fieles al Gobierno legal y a los anarquistas. 250.000 diputados, alcaldes, concejales, políticos, funcionarios, maestros, intelectuales, periodistas, poetas, obreros, sindicalistas, jornaleros, estudiantes y disidentes fieles al Estado Constitucional son masacrados junto a decenas de miles de libertarios en toda España entre 1936 y 1975.

4.- En Jerez de la Frontera, ningún carlista, falangista, militar o guardia, NINGUNO, es agraviado, atacado o muerto ni antes ni después del Golpe. Sin embargo, más de 400 hombres y mujeres anarquistas o fieles al Gobierno y al Estado Constitucional son salvajemente atacados y/o perseguidos y/o apresados y/o asesinados por militares como Mora Figueroa, López Pinto Berizo, Mínguez Ibáñez o Paz Varela o por las tropas a su mando, por guardias civiles como Montero Lozano, por falangistas, milicias derechistas y por requetés carlistas del Tercio Ntra. Sra. De la Merced, con el apoyo de destacadísimos bodegueros locales aún pujantes y de apologetas de la guerra y de la muerte como José María Pemán.

5.- La Iglesia jerezana y española impulsa a los asesinos, los justifica, hace apología de su ideario, busca la legitimidad moral de sus delitos y da cobertura ética a sus actos.

6.- En España, y en Jerez, requetés carlistas, militares, fuerzas del des-orden y falangistas traidores al Estado Constitucional consiguen la victoria sobre la República, crean un tiránico régimen de terror , consolidan su dominio, cometen los más violentos e ilegales actos y perpetran durante 40 años de dictadura el mayor genocidio criminal a nivel mundial contra población civil alguna, tras el cometido décadas después en Camboya.

7.- Hoy, 40 años después de aquellos 40 años, algunos Memorialistas que formamos parte de la Sociedad Civil jerezana lamentamos aún más si cabe que ninguno de los más de 400 asesinados en Jerez por requetés, falangistas, guardias y militares jerezanos hayan tenido nunca –al contrario que sus verdugos-- la oportunidad de haberse convertido en queridos padres de familia, amados abuelos, profesionales de alto nivel, científicos, deportistas y ciudadanos de bien y a carta cabal, a causa del criminal exterminio del que fueron víctimas por acción, por complicidad o por la omisión de muchos de los que hoy aún siguen recibiendo de manera vergonzante indebidos honores en actos públicos o incluso en el callejero de nuestra ciudad.

.

8.- Por ello, y aunque la Legalidad Republicana siga sin ser recuperada y la plutocracia local sea aún beneficiaria patrimonial e ideológica de la que protagonizó el criminal golpe de Estado, unos pocos jerezanos seguimos proclamando la imprescriptibilidad de los delitos de lesa Humanidad según la Doctrina en Derechos Humanos de la ONU y no nos resistimos a atender el imperativo histórico al que nos obligan el ejemplo de vida y muerte de nuestros mayores y las Leyes española de Memoria Histórica y andaluza de Memoria Democrática, para seguir dando los debidos pasos morales y legales en la consecución de la Justicia y la Ética universal.

.
Alcaldes golpistas y/o franquistas de Jerez de Jerez, antes, durante y tras cuyo mandato en la ciudad se produjeron los asesinatos de más de 400 de sus vecinos. Fuente: Colección Histórica Gazeta/BOE; Boletín del Ministerio de Defensa en la Biblioteca Virtual de Defensa; Hemeroteca Digital del ABC.



VECINAS Y VECINOS DE JEREZ DE LA FRONTERA ASESINADOS POR EL FRANQUISMO 1936-1975. Para ver la imagen en tamaño superior, pulsar con el botón derecho del ratón, pulsad en "Abrid enlace en pestaña nueva" o en "Abrid imagen en imagen nueva" y en nueva ventana, pulsad sobre la imagen cuando el ratón haya cambiado a icono de lupa+. Fuente: estudio realizado por los investigadores jerezanos Cristóbal Orellana y José García.

martes, 2 de abril de 2019

FUSILABLES

No es que hayan vuelto, no. Es que nunca se fueron. Las brigadas del amanecer, los de camisa azul y correaje negro, los que cantaban nombres para camioneta y paredón, los del tiro en la nuca sólo por estar sindicado, los del "¿querían tierra? pues que coman tierra", los que tras sí sólo dejaban regueros de sangre y miedo,... seguían ahí, agazapados, camuflados entre señores de corbata, guante blanco, casulla y mitra a los que servían, disimulados entre pliegos de condiciones, informes justificativos, 3 ó 30 por cientos, clausulas administrativas y técnicas, Gerentes y Consejos que todo lo validan, adjudicatarios y grasa, mucha grasa, de la buena, de esa que sólo pringa ahí donde no se ve, de esa que se blanquea en sociedades offshore y SICAV, en inmensas fincas rústicas mercadeadas a modo de comisión, en áticos regalados por contratas, en falsos balances contables que escamotean inconfesables beneficios, en decenas de miles de pisos y garajes por desahucios de muerte adquiridos a saldo como sucias bicocas, en multimillonarias subvenciones para mantener aquí factorías y líneas de producción y al poco externalizarlas a Asia o al Magreb, en corrompidas fuentes de capital y poder que tapaban hasta que no pudieron seguir encubriendo lo más putrefacto de sus haciendas y de su alma, en un interminable rosario al principio como hilillos de plastilina en desarrollo vertical, luego caudales incontenibles de escándalos, tramas criminales, mafias políticas y cloacas policiales, redes confabuladas para maquinar nuevos delitos, enredos y conspiraciones a plena luz del día, roces en pieles entonces sensibles que se convertían en arañazos que terminaban por ser heridas que dejaban de sangrar para transformarse en insensibles callos, alborotos y tumultos que ofendían a legiones de indignados que hoy no son más que un pelotón de tristes conformistas y resignados, algunos todavía levantiscos e insumisos que aún precisan de ser domeñados... y es para estos para los que vuelven los que nunca se habían ido, los que nunca se fueron y ahora regresan por viejos fueros de mortíferos himnos de novios con banderas, de armas a la cintura, de muros en la frontera, de concertinas cercenando ilusorios futuros de negros con corazón inmenso, de mujeres por preñar y pata por quebrar, de Abascales, Casados y Riveras que alquilan madres y vientres en granjas humanas, que perdonan impuestos sólo a las grandes fortunas, que abandonan al individuo famélico, que desprotegen a la familia que nada tiene, que conciben la Sanidad como beneficencia, que entienden la Educación sólo desde la caridad cristiana como instrumento de sumisión a los dioses de sus altares y de su sociedad estamental, que someten política, cultural y socialmente al rebelde y al mísero según el criterio de su Jerarquía, sí, han vuelto los que nunca se habían ido y traen bien aprendido el catecismo de sus mayores, la letal doctrina que nos ve como malvados y nos define como “el hampa internacional al servicio de los rojos, los criminales de los barrios chinos del mundo, diestros en todo género de villanías, paranoicos y degenerados, nuestros rostros evidenciando estigmas del crimen, nuestras figuras lombrosianas, mezcla de anormales y delincuentes, malos y fusilables…”.

Sí, compañera, sí. Sí, compañero. 
Fusilables.


Pie textual de una fotografía de propaganda, elaborado por el servicio de Prensa franquista durante la tres veces malllamada guerra civil española como argumento justificativo del fusilamiento y asesinato de los leales republicanos y anarquistas. Fuente: Biblioteca Digital Hispánica de la Biblioteca Nacional de España. www.bne.es 
Pie textual de una fotografía de propaganda, elaborado por el servicio de Prensa franquista durante la tres veces malllamada guerra civil española como argumento justificativo del fusilamiento y asesinato de los leales republicanos y anarquistas. Fuente: Biblioteca Digital Hispánica de la Biblioteca Nacional de España. www.bne.es
Pie textual de una fotografía de propaganda, elaborado por el servicio de Prensa franquista durante la tres veces malllamada guerra civil española como argumento justificativo del fusilamiento y asesinato de los leales republicanos y anarquistas. Fuente: Biblioteca Digital Hispánica de la Biblioteca Nacional de España. www.bne.es
Pie textual de una fotografía de propaganda, elaborado por el servicio de Prensa franquista durante la tres veces malllamada guerra civil española como argumento justificativo del fusilamiento y asesinato de los leales republicanos y anarquistas. Fuente: Biblioteca Digital Hispánica de la Biblioteca Nacional de España. www.bne.es

Pie textual de una fotografía de propaganda, elaborado por el servicio de Prensa franquista durante la tres veces malllamada guerra civil española como argumento justificativo del fusilamiento y asesinato de los leales republicanos y anarquistas. Fuente: Biblioteca Digital Hispánica de la Biblioteca Nacional de España. www.bne.es
Pie textual de una fotografía de propaganda, elaborado por el servicio de Prensa franquista durante la tres veces malllamada guerra civil española como argumento justificativo del fusilamiento y asesinato de los leales republicanos y anarquistas. Fuente: Biblioteca Digital Hispánica de la Biblioteca Nacional de España. www.bne.es

sábado, 9 de marzo de 2019

Moise Haim, el judío jerezano asesinado en Auschwitz


Todo se hunde en la niebla del olvido
pero cuando la niebla se despeja
el olvido está lleno de memoria
Mario Benedetti


Estoy mirando la niebla. Como tantas tardes. Como tantas noches. Escudriño en su penumbra, la tanteo, me hundo y me sumerjo en ella. En el caos rebusco pautas, fragmentos de recuerdo, añicos hechos añicos que pueda restaurar. Nada, o casi, suelo encontrar pero ahora, de entre sus jirones resurge un nuevo pasado por un momento, por un instante revivido. Hilachas de una vida muerta, trozos de un olvido profundamente enterrados que a nadie ya importan. Los atrapo, los desempolvo con mimo y con el mismo cuidado los muestro.

Sólo son un nombre, un apellido, una ciudad y un lugar de horror y muerte. Sólo. Parecen una minucia, pero hasta ahora, ni siquiera sabíamos de ella. En Jerez de la Frontera veníamos creyendo que eran seis los coterráneos que a consecuencia de la persecución franquista y del exterminio nazi fueron masacrados en los campos de concentración de Europa. Seis, los jerezanos que tras un terrible sufrimiento y una interminable agonía perecieron a causa del hambre, de la enfermedad y de la tortura a las que les sometieron los mismos monstruos de Centroeuropa que cinco años antes habían ayudado a crear nuestros propios monstruos fascistas en España, consolidando su prevalencia y perpetuando su crimen. Seis, los jerezanos asesinados que desaparecieron y murieron en cualquiera de los terribles pudrideros de Mauthausen, Buchenbald, Dachau o Treblinka. No está de más volver a rescatar sus identidades y sus espíritus imperecederos, tantas veces cuantas haga falta, pues su nombre no se ha de borrar de la Historia: Manuel Carrasco Cortijo (muerto en Mauthausen el 27/11/1941), Rafael Domínguez Redondo (muerto en Mauthausen el 15/01/1942), Lorenzo Escobar Duarte (muerto en Compèigne, en fecha desconocida), Salvador Linares Barrera (muerto en Mauthausen el 30/11/1941), Diego Pérez Núñez (muerto en Mauthausen el 18/12/1941) y Antonio de la Rosa Tozo (muerto en Dachau, en fecha desconocida).

Pero hoy, atisbar en ese difuso pasado me ayuda a rescatar una pequeña historia. Se me muestra en el Memorial Yad Vashem (en hebreo יָד וָשֵׁם), el histórico Monumento que en el Bosque de Jerusalem de Israel recupera los Nombres y recrea en la escasa medida de lo posible las vidas y el rostro de millones de judíos anónimos asesinados por aquellos mismos nazis que también en España se asentaron para auxiliar al general Franco en su labor de genocidio de la República y de los anarquistas y republicanos que luchaban por su supervivencia. Y de entre esos millones, de entre la multitud de espectros por casi todos olvidados, ante mi curiosa mirada se destaca la figura de Moise Haim. Yad Vashem me cuenta que nació en Xeres, pero no el país ni tampoco el porqué; sí, el cuándo; 1876 es el año. Y sí, la fuente primaria de donde procede la historia. Se trata de la Lista de deportaciones de Francia, que se encuentra en Le Mémorial de la déportation des juifs de France, Béate et Serge Klarsfeld, París 1978. Y es que en la lengua y cultura francesa, Xeres es y ha sido siempre Jerez de la Frontera. Yad Vashem aporta además la ficha de inscripción de Moise en el Memorial, cumplimentada por su propia sobrina Tarica Elyane.


Moise Haim, natural de Xeres





Registro de Moise Haim en la Base Central de Datos de Nombres de Víctimas de la Shoá





Ficha de inscripción en Yad Vashem de Moise Haim, natural de Xeres

¿Cómo pudo llegar Moise Haim a Jerez? ¿Fue hijo de comerciantes o de joyeros asentados en esta ciudad? ¿De viajeros judíos sefarditas que procedían de o regresaban a Gibraltar, a Larache o a Tánger? No lo sé. Y ya nadie parece saberlo. Moise o sus descendientes podrían habérnoslo narrado, pero la brutal razzia germana liquidó sus historias, la degollina acalló por siempre con sus recuerdos, el holocausto exterminó al completo los linajes familiares y la más terrible de las hecatombes llenó los campos de hornos y de esa ceniza gris que otra vez hoy vuelve a arremolinarse aventada por nuevas galernas de intolerancia.

Poco más sabemos de Moise. Sólo el nombre de su esposa, Rachel Strumza. A ambos debió sorprenderles la Segunda Guerra en Francia. Allí, los perros de presa de Petain y de aquel precario régimen colaboracionista de Vichy acabaron por atrapar al jerezano Haim, como a tantas otras decenas de miles de judíos, para recluirlo en el campo de concentración y tránsito de Drancy y encerrarlo en los vagones para ganado del tren Da 901/36 que conformaba el Transporte 44, deportarlo y conducirlo hasta el campo de exterminio de Auschwitz Birkenau, en Polonia.

Quizás alguno de los últimos pensamientos de Moise Haim cuando murió gaseado por los nazis en Auschwitz el 9 de noviembre de 1942 fuera para recordar el sol y la calidez de la luz de Jerez. Quizás. Pero a buen seguro que en aquel horrible trance Moise Haim nunca pudo llegar a imaginar que pasados 80 años, unos políticos apologetas de verdugos y negacionistas del genocidio franquista y de la Shoá hebrea acabarían por presidir en la Andalucía que le viera nacer una Comisión en 2019 destinada ahora sólo a enterrar, a aniquilar y a destruir nuevamente, otra vez, la Memoria de las víctimas y su triste recuerdo, mientras hoy yo sigo mirando la niebla.

jueves, 3 de enero de 2019

"Van a fusilar a un hombre que tiene los brazos atados..."

"Van a fusilar
a un hombre que tiene los brazos atados.
Hay cuatro soldados
para disparar.
Son cuatro soldados
callados,
que están amarrados,
lo mismo que el hombre amarrado que van a matar.

—¿Puedes escapar?
—¡No puedo correr!
—¡Ya van a tirar!
—¡Qué vamos a hacer!
—Quizá los rifles no estén cargados...
—¡Seis balas tienen de fiero plomo!
—¡Quizá no tiren esos soldados!
—¡Eres un tonto de tomo y lomo!

Tiraron.
(¿Cómo fue que pudieron tirar?)
Mataron.
(¿Cómo fue que pudieron matar?)
Eran cuatro soldados
callados,
y les hizo una seña, bajando su sable,
un señor oficial;
eran cuatro soldados
atados,
lo mismo que el hombre que fueron
los cuatro a matar."


Nicolás Guillén. Sóngoro Cosongo y otros poemas. Nicolás Guillén. Alianza Editorial. Madrid. 1998


 Pie de foto en el reverso: "Frente de León. Septiembre 1937. Pola de Gordón. Prisioneros trabajando para dejar la carretera limpia"


 Pie de foto en el reverso: "Frente de León. Septiembre 1937. Pola de Gordón. Prisioneros trabajando para dejar la carretera limpia"



 Pie de foto en el reverso: "Frente de León. Septiembre 1937. Pola de Gordón. Prisioneros trabajando para dejar la carretera limpia"



 Pie de foto en el reverso: "Frente de León. Septiembre 1937. Villamanín. Prisioneros rojos reparando la carretera que ellos mismos habían volado"
Pie de foto en el reverso: "Frente de León. Septiembre 1937. Villamanín. Prisioneros rojos reparando la carretera que ellos mismos habían volado"


 Pie de foto en el reverso: "Frente de León. Septiembre 1937. Villamanín. Prisioneros rojos reparando la carretera que ellos mismos habían volado"



 Pie de foto en el reverso: "Frente de León. Septiembre 1937. Prisioneros rojos conducidos al pueblo de Posadas"



Pie de foto en el reverso: "Frente de León. 17 de septiembre 1937. escenas de campamento comiendo rancho. Brigadas de [prisioneros] gudaris esperan formados el turno para el racionamiento del rancho"


Pie de foto en el reverso: "Frente de León. 17 de septiembre 1937. escenas de campamento comiendo rancho. Brigadas de [prisioneros] gudaris esperan formados el turno para el racionamiento del rancho"

Pie de foto en el reverso: "Prisioneros rojos asturianos capturados en Geras, León. Frente de León. 13 de septiembre 1937"
 Pie de foto en el reverso: "Prisioneros rojos capturados en Geras, León. Frente de León. 13 de septiembre 1937"

Pie de foto en el reverso: "Prisioneros rojos capturados en Geras, León. Frente de León. 13 de septiembre 1937"


Fuente del poema: http://www.amnistiacatalunya.org
Fuente de las imágenes: Biblioteca Nacional de España