Siguen este blog

lunes, 2 de febrero de 2015

Comulgar, rezar, procesionar... sólo para sobrevivir: La Memoria al servicio de la Justicia. Día 33

Pensarás que claudico ante tí, pero comulgar, comulgo sólo para sobrevivir. Tú, cura penitenciario con pistola al cinto, ¿quieres que me dé de golpes en el pecho si con ello aplazo un sólo día mi condena a muerte? Hecho. ¿Pretendes que por mi salvación, y no la espiritual sino sobre todo la terrenal, procesione con el Santísimo y rece en las novenas de los primeros viernes de cada mes? Lo haré. ¿Me obligas a participar en seminarios doctrinales y a servir de monaguillo en vuestra misa? Venga. ¿Buscas que me aprenda y recite vuestro maldito catecismo y que luego haga la jodida primera comunión? Ipso facto. Y si para salvar la vida y salir de este penal de exterminio he de casarme por la Iglesia con mi legal compañera republicana, lo haremos. ¿Dónde hay que firmar, malditos cuervos hijos del diablo, homicidas de librepensantes, malignos clérigos asesinos de hombres libres a tiro limpio de gracia en la nuca?

1940: un sacerdote da la comunión a prisioneros republicanos en el patio de la cárcel Modelo de Madrid, bajo la atenta y vigilante mirada  de su director. Fotografía del conocido como "Juan Guzmán", Juanito, nacido Hans Gutmann Guster en Alemania en 1991 y muerto en Méjico en 1982.

3 comentarios:

Loam dijo...

Espantosas alimañas de guerreras y sotanas.
Asesinos, matarifes, violadores de la mente, pervertidores del alma.
¿De qué putrefacta letrina surgisteis, bruta e inmunda canalla?

Jose dijo...

Qué lamentable escrito, caballero, ¿Dices "forzados" como Azaña, que murió confesado entre un obispo y una monja en Montauban, después de proclamar "ESAÑA HA DEJADO DE SER CATÓLICA"?

¿Sabes lo que le pasó al ejército del terror rojo? que perdió y se esfumó de la tierra como lo hicieron tantos y tantos y tantos y tantos perseguidores de la Iglesia de Jesucristo desde el principio. Perseguido fue Jesús y perseguido será la Iglesia hasta el último día, pero eso sí, camarada rojo, lee y aprende: LA IGLESIA NO ES OBRA HUMANA, no se puede destruir. Antes que tú lo desearon e intentaron Napoléon (sólo en Roma quemó 30 igleias y se proclamó Papa), Stalin, Hitler con su milenario III Reich de tan sólo doce años, Dicleciano, Manuel Azaña responsable de la mayor persecución de cristianos en toda la Historia (5.000 sacerdotes de Jesucristo asesinados y miles de laicos y religiosos sólo por el hecho de profesar la Fe)

¿Eres tú más que Dicleciano o Stalin, piltrafilla envalentonada contra el mismísimo Dios, tu Padre? Tú, aún siendo piltrafilla intentando destruir la Iglesia, también desaparecerás y dejarás tus errores en la cuneta de la Historia de la Iglesia.

"Tú eres Pedro y sobre ti edificaré mi Iglesia y la puertas del Infierno no prevalecerán contra ella". Tú eres ahora el Infierno pero no prevalecerás, camarada rojo.

Eres un triste y tú lo sabes. ¿Por qué? porque consideras a las ideologías como fin cuando sólo deben ser una herramienta para el HOMBRE, que es el único fin. El Hombre como tú, tú, y tú tienen la dignidad de un hijo de Dios. Eres de sangre real por tu filiación divina y el Enemigo, que trabaja, te lo ha hecho olvidar.

Tienes la obligación de formarte, busca a Jesús y Él se hará el encontradizo contigo. Estudia el catecismo. wwww.infocatolica.com wwww.raligionenlibertad.com

Cambia ya ¿o quieres dejarle a Dios sólo los huesos de tu vejez en el último momento como hizo Azaña?

José dijo...

www.infocatolica.com
wwww.religionlibertad.com
y DiOcleciano

Subsanados los errores, tenga usted un buen día de martes que espero que a partir de ahora lo aproveche usted mejor que el de ayer. Ya, sabe, Dios da el tiempo y uno lo gestiona.