Siguen este blog

miércoles, 30 de julio de 2014

ESPEJO EN EL QUE MIRARSE

(Advertencia previa para espíritus impacientes y twitteros apresurados: si entráis aquí pretendiendo comprender algo en 140 caracteres, abandonad toda esperanza).
.
El lánguido poder de Podemos, unos pocos inmoderados desobedientes empotrados en IU, las pujantes Marchas por la Dignidad (“¡Lázaro, levanta!”), las Mareas ciudadanas, el activismo antidesahucio de la PAH, los argentinizados memorialistas de la RMH, los residuos dispersos del agonizante y confuso 15M y los vecinos visceral pero sólo ocasionalmente cabreados de unos pocos barrios obreros son todo lo que queda de los restos del perpetuo naufragio de la izquierda postransición española.


El aparato socialista, el mismo que aguardaba cómodamente emboscado en Suresnes a que escampara en el interior, y sus herederos patrimoniales zapateristas y rubalcabistas (hoy pedristas), así como muchos de los claudicantes antaño mal-llamados eurocomunistas, fueron y son aún fagocitados por el Sistema, por mucho que algunos de ellos pretendan adornarse ocasionalmente con modernos ropajes pseudorrepublicanos que cuestionan el edificio burgués que ellos mismos ayudan a apuntalar. Sus líderes de otrora chaquetas de pana, puño en alto y eterno cigarrillo desafiante en los labios, pura pose, abrazaron luego al monarca antidemocrático elegido por el genocida asesino para folgar al poco con su hijo el VI de los felipes usurpadores de la voluntad popular, aceptaron el statu quo libremercadista, se embarcaron en yates y marquesados y en pago por estas felonías, hoy engrosan jugosos consejos de administración en eléctricas, energéticas y constructoras, perciben cuantiosos sobornos en forma de pensiones, imparten rentables y vergonzosas conferencias en las que reluce su sonrojante verbo y publican memorias con las que sacan pecho por sus traiciones. Retornan pues a sus orígenes algunos de ellos, mientras sus bases (las que no son víctimas de la alienante hipnosis pedrosanchista) asisten estupefactas a las exequias por lo que pudo ser y no fue. ¡Ingenuidad, sit tibi terra levis!


Los extraparlamentarios de viejo cuño, cada vez menos, cada vez más fragmentados, cada vez más “puros” e inmaculados, permanecen allá en sus solitarias atalayas, en la cúspide de las talibanas columnas a las que les condujeron las enseñanzas de ascetas pero ya caducos califas san-simeones-estilitas contemporáneos y nadie escucha sus prédicas pues aunque agradan al oído incauto sugiriendo ecos de músicas celestiales, a nada movilizan y a nadie arrastran.

Por su parte, cada cual a su leal saber y entender, los nuevos Pepito Grillo, cívicos ellos en desangelado Frente, echan la RED mientras proclaman en el desierto con sonrisa autosuficiente, ”¡PODEMOS!”, dicen y muchos lo creen pues les votan, pero no podrán porque no les dejarán pues a poco que se descuiden, sus propias carencias internas (empacho de asambleismo entreverado con desestructura es sinónimo de fracaso) harán que sus modistas votos terminen en la nada, votos inútiles a la basura --ya se ocupará de ello el sr. D’Hont-- que hubieran hecho falta en mejor lugar.

Al tiempo, la superviviente izquierda que gustaba en llamarse “unida”, que se regodea en su complaciente posibilismo y en su improductiva pluralidad, se afana en justificar su injustificable anclaje a las estructuras del institucionalismo parlamentarista burgués, abandona la lucha de vanguardia, deja atrás las calles, olvida su historia, se refocila en frecuentar comisiones, plenos, senados, congresos, debates y despachos y se contenta con pírricas victorias en ayuntamientos y comunidades autónomas. Sólo unos pocos locos andaluces marinaledados del SAT (¡chapeau, quillos!), barbudos últimos de Filipinas allá en el sur, mantienen aún viva la llama utópica y radical invadiendo cortijos y dehesas, ocupando fincas y socializando carritos de supermercados, a la par que sus correligionarios mesetarios titubean y rehuyen miradas y apoyos explícitos. Muchos anillos caídos en Madrid. Y mucho oprobio. Eso es lo que hay.




 Presos políticos en la Prisión de Burgos. Años 50

¿Qué somos ahora, entonces? ¿Qué nos resta de aquello de lo que alguna vez fuimos? ¿Hasta dónde llega nuestro desamparo? ¿Qué tan profundo es el abismo al que ingenua y calladamente nos dejamos conducir y arrojar? A finales de los 70 optamos (“no queda otra”, nos dijeron) por abrazar el reformismo --“o esta Constitución, o el abismo golpista”-- y estratégicamente abominamos de la Ruptura, esa misma que hoy 35 años después anhelamos unos pocos desde tiempo ha, pues se nos revela como única alternativa viable en este 2014 para escapar de la debacle social, del aniquilamiento ciudadano en el que andamos inmersos.

Entonces, ¿de qué nos podemos valer para buscar un nuevo Norte? ¿Cuáles han de ser nuestros puntos de referencia, los mimbres ideológicos en los que debemos basar la concepción de nuestra propuesta de un futuro más justo, social y solidario? Los que siguen defendiendo la vigencia de la doctrina marxista como herramienta para cambiar el mundo no carecen del marco ideológico desde el que articular su discurso reivindicativo, pero son pocos frente a quienes dicen desconfiar de su praxis histórica, que debieran sin embargo dejarse inspirar por una ejemplar ejecutoria, la definida por los hechos de decenas de miles de hombres y mujeres llanos, nacidos del pueblo, comunistas, anarquistas, marxistas, socialistas, forjados en su más austero crisol, autodidactas, de cuerpos correosos, espíritus férreos, inquebrantables, que dieron sus vidas y su libertad en defensa de un mundo en el que la planificación y la redistribución solidaria de propiedades y beneficios autogestionados en democracia asamblearia por sus propios productores garantizara la Justicia social y la Libertad e impidiera la desigualdad.
 Presos políticos, entre ellos el comunista Alberto Puente García, junto a familiares en día de visita (¿el día de La Merced?) en la prisión de Burgos. 1958.

Por estas páginas de “Todos los Rostros” han pasado ya much@s de ell@s. Hemos visto sus imágenes luchando en las trincheras, asesinados en sacas y paseos, muriendo frente a los pelotones o por el hambre, torturados en obscuras celdas, secuestrados contra su voluntad durante los años de plomo de lo que fue la inmensa prisión en la que se convirtió toda España. Pero conviene hoy revivir la trayectoria paradigmática de un puñado de ellos.
Presos políticos junto al compositor Iturbi durante una visita a la Prisión de Burgos. 1957.  

Tras las masacres franquistas de finales de los 30 y década completa de los 40, y la terrible opresión de los 50, allá por el año 1965 todavía eran cientos, miles aún los antifranquistas presos en las cárceles del oprobioso régimen, cuando ya nuestras playas rebosaban de suecas en bikinis y franceses en roulottes. La Conferencia Internacional de los Países de Europa Occidental en Pro de la Amnistía para los exiliados y presos políticos de España y Portugal, celebrada en Paris en aquella fecha, cifraba en aquel entonces en 4.000 el volumen de presos políticos, la mayor parte detenidos en los presidios de Burgos, Carabanchel y Barcelona. Más de un centenar de ellos eran sexagenarios y con otros cientos, encarcelados desde el final de la mal-llamada “guerra civil española” (ni guerra, ni civil, ni española), con más de dos décadas de tormento en sus espaldas. Desde lo más profundo de sus celdas y desde el más obscuro calabozo, estos miles de hombres y mujeres mantenían la subversión en favor de la Libertad contra el fascismo asesino. Visto que la opresión en las calles había aniquilado a la resistencia, la Revolución contra el franquismo era sostenida por unos pocos desde el interior de sus entrañas penitenciarias más oprobiosas. Algunos, un ejemplo de sólo unos pocos de ellos, son los que hoy traigo a la Memoria: Simón Sánchez Montero, Luis Lucio Lobato, Marcos Ana, Melquesidez Rodríguez Chaos y José Afonso García.

AFONSO
Seguramente la actual Dirección General PePera de Instituciones Penitenciarias podría aclararlo, pero es este último, el canario José Afonso García, quien parece gozar del triste record de ser el preso político español con mayor permanencia en las cárceles del genocida Franco. Era José miembro de un clan familiar tiñerfeño de hermanos comprometidos con la causa de la Libertad. Hijos de Salvador y Vicenta, los Afonso García, activistas, comprometidos y sindicados, cayeron todos víctimas de la maquinaria del terror fascista en las primeras fechas del golpe de Estado, gloriosamente triunfante en las Islas Canarias. Florencio, el más joven, fue torturado hasta la muerte y arrojado por las alimañas franquistas desde una ventana del Palacio de Justicia de Santa Cruz. Otro hermano, Bernardino, también sufrió tortura y padeció lesiones irreversibles. Un tercer hermano, Francisco, consiguió escapar pues se encontraba en la península, pero tras la derrota de los leales y el exilio, en su perpetua fuga fue preso en Europa y dejó  su vida –arrebatada por los sicarios hitlerianos matarifes por encargo de Franco-- en la terrible escalera de la muerte austriaca de Mauthaussen el 18 de junio de 1942.
Careciendo de imágenes de José Afonso, traigo aquí instantáneas de su hermano mayor, Francisco Afonso García, asesinado por los nazis en Mauthausen después de una trágica odisea por toda España y Europa.
Otra imágen de Francisco Afonso García, asesinado por los nazis en Mauthausen.

¿Y José, nuestro protagonista? Fue detenido el 26 de septiembre del 36. Su delito no fue otro más que el de ser, según sentencia, “albañil, de pésima conducta, anarco-sindicalista de acción, con antecedentes penales, y sin instrucción", amén de militante señalado de la CNT. Bajo constante tortura y para escapar de la muerte ante el pelotón, José Afonso se autoincrimina de inexistentes asaltos, imaginarios robos, atracos y de poseer un arma de bajo calibre. Falsariamente acusado en once sumarios fabulados, José es condenado sin prueba alguna y pasa en prisión los siguientes 25 años y 10 meses, desde septiembre de 1936 hasta junio de 1962, recorriendo las cárceles, campos y presidios de Fyffes (Santa Cruz de Tenerife), barco-prisión Porto Pí, Gando (Gran Canaria), Gijón, Burgos y Puerto de Santa María (Cádiz). Con 52 años, José Afonso es finalmente indultado, ¡qué cruel sarcasmo!, y sale en libertad tras ser salvajemente torturado por los derechistas y franquistas durante 9.552 días. Aunque el historiador Pedro Medina Sanabria ha rescatado unos pocos mimbres de su historia del olvido, del final de Afonso nada sabemos, pues su recuerdo se pierde en las arenas de la desmemoria.

LOBATO
A la zaga no le van las penalidades de Lucio Lobato. Nacido en Toledo en 1920, Luis Lucio Lobato ingresó en el Partido Comunista a la temprana edad de 17 años, en plena guerra civil. Su primer arresto fue en 1940 y desde entonces el régimen dictatorial no dejó de acosarle y perseguirle por su compromiso en defensa de la Justicia y la Libertad. En aquel año fue condenado a 25 años de cárcel, pasando 12 en la prisión y 4 presentándose a la Policía regularmente. Tras nuevas e innumerables detenciones, fue encarcelado otra vez en 1956 por el Tribunal de Orden Público franquista, cumpliendo penas prolongadas en las cárceles de Alcalá de Henares, Ocaña, Burgos, Zamora, Carabanchel, Segovia... Liberado a mitad de la década de los sesenta, Lobato fue nuevamente detenido y condenado el 20 de noviembre de 1970. Su puesta en libertad en 1975 junto al dirigente comunista Simón Sánchez Montero no impidió que el régimen postfranquista, saturado de tiránicos resabios policiales, le siguiera persiguiendo y deteniendo arbitrariamente hasta su puesta en libertad definitiva en 1976, lo que no fue óbice para que Lobato se obstinara heroicamente en la defensa de los valores democráticos. Su inquebrantable ejecutoria política le valió que el PCE confiara en él altas responsabilidades.

 Luis Lucio Lobato con su hija Violeta, en el penal de El Dueso (Santander). 1960.

Muchos aún recuerdan su ejemplar trayectoria y su integridad ideológica, expuesta como nunca de forma desafiante en su alegato contra el Tribunal de Orden Público que le juzgaba y condenó a otros 21 años de cárcel en enero de 1972: “Soy comunista, miembro del Comité Central y del Ejecutivo del Partido. Reivindico mi responsabilidad como combatiente contra el Régimen [...] ¿Me acusan de hacer proselitismo? Y con razón. Todos los comunistas consideramos que nuestra primera obligación es buscar nuevos militantes, recoger fondos, ampliar cada día la fuerza organizadora del Partido para dar un más fuerte impulso a la lucha contra el régimen. Nuestro objetivo es crear en España una alternativa junto a todas las fuerzas democráticas de la oposición...”. Furibundo, el Presidente del TOP gesticulaba y pretendía acallar a Lobato, pero éste proseguía: “Los comunistas estamos obligados a la clandestinidad, pues efectivamente tratamos de acabar con el Estado franquista a través de la huelga política general, la huelga nacional [...] Buscamos una profunda transformación en la sociedad y queremos conseguirla con la acción de todas las fuerzas democráticas del país. Nuestro trabajo consiste en despertar una toma de conciencia en las masas y en crear la organización para que la huelga política general se realice en el más breve plazo posible. Trabajamos por una alternativa al régimen y esta línea la hemos expuesto a todos los aliados, reales y potenciales, incluidos algunos sectores de la Iglesia y el Ejército”. El Presidente del TOP estallaba y ordenaba airadamente silencio, pero Lucio Lobato no se arredró: “Puesto que estoy acusado de delitos políticos, tengo que exponer juicios políticos. Los comunistas perseguimos la reconciliación nacional y llamamos a la intensificación del trabajo político entre las masas y a la huelga general. Así demostraremos nuestra fuerza moral”. El presidente retiró en ese momento la palabra a Lucio, no sin hacerle la preceptiva pregunta antes de finalizar: -“¿Tiene el acusado algo que añadir?”. Y Lobato respondió: -“Soy comunista, miembro del Comité Central y del Ejecutivo del Partido Comunista de España. Quiero pedir...”. -“¡¡Aquí no se pide, se suplica!!” interrumpió el juez, a lo que Lobato replicó: - “¡YO NO SUPLICO! Y en nombre de los 20 años que he hecho en la cárcel y también en nombre de los camaradas y amigos que sufren desde hace años en las cárceles por razones políticas pido la Amnistía general”. El juez ordenó en ese momento que Lobato fuera desalojado, pero mientras era arrastrado fuera de la sala por la policía, aún se oían sus gritos exigiendo “elecciones libres y un gobierno de concentración nacional antifranquista”.
A la izquierda, Lucio Lobato con su hija Violeta. En el centro y con gafas, Simón Sánchez Montero flanqueado por sus hijos Aida y Pedro Manuel en el penal de El Dueso (Santander). Los otros dos presos no han podido ser identificados. 1962.

Quebrantado en su salud por las privaciones y torturas a los que fue sometido durante los más de 25 años de terrible prisión que sufrió en las cárceles franquistas y proto-juancarlistas del Dueso, Alcalá de Henares, Ocaña, Burgos y Segovia hasta 1977 --padecía de afonía crónica, porque la policía lesionó su garganta en un interrogatorio al obligarle a tragar con un palo los pasquines que le encontraron durante un registro--, el luchador autodidacta Lucio Lobato permaneció dignamente fiel a su ideario comunista, a su familia, a sus compañeros y vecinos del barrio chabolista de Peñagrande y a sus camaradas de partido y cárcel hasta su muerte en 2001.
Foto de carnet de Luis Lucio Lobato. 1976

MELQUESIDEZ
La historia de Melquesidez Rodríguez Chaos, transcrito a veces como “Melquisedez” pero más conocido entre sus fieles compañeros como “Melque”, tampoco puede dejarnos indiferentes pues las siguientes líneas destilan horror, pero también rezuman compromiso y honor. Nacido en 1920 y militante de las Juventudes Comunistas con 14 años, es Comisario durante la defensa del Pueblo contra el continuo atentado terrorista armado cometido por la plutocracia entre 1936 y 1939; se incorpora entre el 37 y el 39 en el Batallón de Mineros de Río Tinto, en el Batallón Albacete y en una Brigada de la División Líster; auxilia a Madrid (¡qué bien resiste!) en su prolongada lucha contra los fascistas y batalla a muerte contra los casadistas en la postrer defensa de la República, mas al constatar su irremisible pérdida, huye a Alicante para embarcarse en el último barco de la retirada, pero es detenido y encerrado en la Plaza de toros, de donde se fuga para regresar a Madrid a constituir la primera célula clandestina comunista de rebeldía contra el franquismo, antes incluso de que comenzara el verano de 1939. Entre tanta bestial represión y tanta degollina, Melquesidez vuelve a ser detenido y encarcelado casi 4 años. Liberado condicionalmente y desterrado en 1942, es detenido al poco de salir, pero ahora es condenado a muerte y finalmente conmutado por 30 años de prisión mayor, de donde saldrá después de humillaciones y vejaciones sin cuento durante 20 años, 4 lustros, 2 décadas de torturante cárcel.

A su salida tras tan prolongado encierro en el que presencia maltrato y asesinatos innumerables, el Partido confía en él la célula de resistencia en Cantabria, pero delatado, organizan su paso por la muga y su fuga a Europa la Noche Buena de 1963. Encargado por el aparato de movilizar ideológicamente a los emigrantes españoles que recalaban en Alemania y de reactivar la campaña en favor de la amnistía para Justo López, militante comunista condenado a muerte al poco del asesinato de Estado de Grimau, Melque es detectado por la inteligencia policial germana, detenido nuevamente y condenado a prisión, donde permanecerá 6 meses más. Extraterrado irregularmente de Alemania tras su liberación, pues había que garantizar su seguridad contra el aparato oligarca represor, Melquesidez continuó durante toda su vida la lucha desde el PCE en favor del perseguido, el oprimido y el represaliado y plasmó sus vivencias y sus impresiones en libros de tanta repercusión como “Odisea en Alemania”, “La generación del 36”, “Reflexiones de dos comunistas” escrito a dos manos con Antonio Montoya, “Así era”, “Problemas de organización” y sobre todo su renombrado y remembrado “24 años en la cárcel”, obra que refleja la perpetua, eterna y constante tortura sufrida por Melquesidez a manos del Estado asesino –fascista, franquista y español-- más oprobioso y nefasto que haya habido en el sur de Europa Occidental durante los últimos 100 años. Melquesidez, con 90 años aún seguía dando testimonio en 2011 de su lucha. ¿Aún sigues en ella, compañero?

MACARRO
Marcos Ana, pseudónimo, alias o nombre de guerra o de poesía, de Fernando Macarro Castillo (causa nº 120.967) fue detenido en 1939, al terminar la guerra civil. Marcos Ana comenzó su particular via crucis penitenciario en los campos de concentración de "Los Almendros" y "Albatera". Pasó por las cárceles de Porlier y Conde de Toreno, por los penales de Ocaña y Alcalá de Henares y por la Prisión Central de Burgos. Destacó entre sus compañeros al hacerse responsable de pasquines que circulaban por las prisiones en los que se alentaba a resistir a los presos, por lo que fue condenado por dos veces a muerte en Consejo de Guerra. Su carácter combativo le llevó a ser objeto de dura represión durante su tiempo en prisión, con frecuentes palizas y reiterados periodos de incomunicación. En 1943 fue nuevamente procesado en la cárcel por haber participado en la confección del periódico manuscrito “Juventud” destinado a conmemorar la fiesta del 1º de mayo en la prisión. Por este "delito", que en casos semejantes se sancionaba con dos meses en celdas de castigo, a Marcos Ana se le torturó bárbaramente y se le impuso otra pena añadida de otros 30 años de reclusión mayor. Su afición a la lectura se inició con antiguos libros que circulaban por el penal de obras autorizadas de clásicos españoles y otras --prohibidas-- de autores como Alberti, Miguel Hernández y Lorca, gracias a una tupida red de libros clandestinos que se estableció en la prisión cuando se relajaron las medidas contra los presos a partir de 1950.
 Presos políticos en Burgos. 1950. Marcos Ana, en la fila superior, a la derecha.
 Presos políticos en Burgos. 1952. Marcos Ana, en la fila superior, a la derecha.

A mediados de esa década fue cuando comenzó a escribir sus primeros poemas bajo el seudónimo de Marcos Ana los cuales, escondidos, consiguieron salir al exterior y conocerse por muchos opositores al régimen. Su poesía desgarradora animaba a combatir la dictadura con la palabra y hacía un llamamiento a la liberación de los presos políticos. En agosto de 1961, y junto con otros presos, Marcos Ana se encargó de la redacción y confección de un ejemplar único con un sólo número de la publicación clandestina conocida como "Muro", que fue manuscrita a escondidas y con grave peligro para sus variados autores reclusos de la durísima Prisión de Burgos en agosto de 1961. La obra de Marcos llegó hasta muchos intelectuales españoles exiliados, europeos y americanos y la organización Amnistía Internacional, los cuales presionaron para su liberación, concedida condicionalmente en noviembre de 1961. Tras casi 23 años de penurias penitenciarias, Marcos Ana aprovechó para escapar y exiliarse a Francia, donde residió hasta su regreso tras la muerte del dictador asesino.

 
Desde aquel lejano año del 61, en cientos de conferencias, entrevistas, recitales de poesía, actos políticos y presentaciones de su obra “Decidme cómo es un árbol. Memoria de la prisión y la vida”, Marcos, Fernando Macarro sigue dando testimonio de fe en el Ser Humano y en la Solidaridad y denunciando la opresión que ejerce el vil Poder sobre la inocente Justicia: La única venganza a la que yo aspiro es a ver triunfantes los nobles ideales de libertad y justicia social, por los que hemos luchado y por los que millares de demócratas españoles perdieron la libertad o su vida.”
.

SIMÓN

De Nuño Gómez, pueblo de Toledo en el que nació Simón Sánchez Montero, me separan ahora apenas 5 kilómetros, pero es todo un universo el que distingue mi plácido mundo del que sufrió en sus carnes el veterano dirigente del PCE, tras decenas de detenciones y casi 20 años de cárcel. Nació Simón en 1915. Emigró a Madrid en 1927, donde trabajó como sastre y panadero. Durante la II República se afilió a UGT y en 1936 al PCE. Al finalizar la lucha con la victoria fascista, decide quedarse en Madrid y trabaja desde la clandestinidad en la recomposición del Partido Comunista, pero presionado por la policía, huye a Sevilla, aunque regresa a Madrid en 1944. En septiembre de 1945 fue detenido y condenado a 14 años de prisión, que cumplió en los penales de Alcalá de Henares y Burgos, permaneciendo en prisión hasta 1952.
En la foto que puede verse en el extremo derecho de esta publicación pro-amnistía de los presos españoles, aparece Simón Sánchez Montero en el centro y Lucio Lobato a la derecha. La filiación del preso que aparece a la izquierda y su memoria han sido aniquiladas por el tiempo y el franquismo.
Cartel que formaba parte de la campaña europea por la amnistía para Simón Sánchez Montero. 1959. Universidad Complutense. Biblioteca Marqués de Valdecilla.

Liberado condicionalmente, se casa con su compañera Carmen Rodríguez. En 1954 fue elegido miembro del Comité Central del PCE y en 1956 del Comité Ejecutivo. Como uno de los máximos responsables del PCE en la clandestinidad, organiza las convocatorias de Huelga General de 1956 y 1959 y es nuevamente detenido el 17 de junio, víspera de la huelga de este último año, siendo encarcelado en Santoña hasta 1966, en el que sale en libertad y se reincorpora de inmediato a la dirección clandestina del PCE. Es apresado nuevamente en 1973, el mismo día del atentado a Carrero Blanco siendo liberado condicional un año después, el 28 de noviembre de 1974. Un año más tarde, en noviembre de 1975 y pocos días antes de la muerte de Franco, es detenido nuevamente. Es puesto en libertad tras la amnistía en diciembre de 1975 y detenido nuevamente en diciembre de 1976 junto a Santiago Carrillo, pasando dos días en la DGS de Madrid. Fue fue elegido diputado en 1977 y reelegido en 1979. Permaneció en la dirección del PCE hasta el XIII Congreso, en 1991, cuando abandona la dirección junto con otros miembros de los llamados renovadores. Sus biógrafos han resumido su vida en tres conceptos: “tenacidad, resistencia y fidelidad, a las ideas, a los objetivos que marcaron su lucha y su vida y a las personas. Falleció en 2006.
Sánchez Montero y otros compañeros del partido, a su salida de prisión tras la amnistía de 1976. Volvió a ser encarcelado un par de veces más, ya en la etapa juancarlista 
.

ELLAS

No quisiera dar por terminado este debido panegírico en honor a los históricos veteranos de prisión, tormento y muerte en las cárceles del fascismo capitalista español sin rendir sentido homenaje a las madres, hermanas, esposas, compañeras, hijas e hijos de todos los asesinados, presos y represaliados en general, y muy en particular mi más emocionado respeto por Carmen Rodríguez Campoamor y por Aida y Pedro Manuel Sánchez, esposa e hijos de Simón Sánchez Montero; por Dulcinea Bellido y Violeta y Daniel Lobato, esposa e hijos de Luis Lucio Lobato; por Vida Sender y Marquitos, compañera e hijo durante un tiempo de Fernando Macarro, el Marcos Ana de las poesías, que no tuvo hijas pero que de tenerlas le hubiera gustado que una al menos se llamara Violeta y que en su lugar, plantó árboles y habló de ellos y de su intangible ausencia; y por las compañeras, hijas y madres para mí desconocidas de Melquesidez y de Afonso. Para ellas, ésta mi transcripción del estremecedor verso “Heroínas transparentes” de Antonio Gómez:
Lucio Lobato, junto a su hija Violeta, en libertad. Cambio16

”Recordemos sus nombres.
Se llaman Carmen, Lola, Dulcinea, Vicenta, María, Josefina, Remedios o Teresa. Recordemos sus nombres.

Recordemos sus nombres. Que no borre el tiempo su huella en el camino.

Recordemos sus nombres. Que queden para siempre en la memoria de los niños.
Recordemos sus nombres. Que no se pierdan en la noche de los siglos.
Recordemos sus nombres, clavados en la anónima cruz del heroísmo.

Se llaman Dulcenombre, Manolita, Isabel, Rosario, Luzdivina, Carmelita, Ana Clara. Recordemos sus nombres.


Recordemos sus nombres. Palomas que vuelan protegiendo el nido.

Recordemos sus nombres. Que no se los trague el negro pozo del olvido.
Recordemos sus nombres. Heroínas transparentes, de espejos invertidos.
Recordemos sus nombres. Que sean norte y ejemplo de los vivos”.

El lector que desee profundizar más en la terrible odisea de estas heroínas transparentes, puede hacerlo visitando este mismo blog de TODOS LOS ROSTROS o consultando varias entradas en el blog http://aplomez.blogspot.com.es/2013/12/heroinastransparentes-mujeresde-presos.html.
 

.
Todas estas mujeres heroicas vieron a sus maridos, hermanos y padres ser apaleados, detenidos y presos e igualmente soportaron su propia cuota de penosidad, pues a las responsabilidades familiares unieron su particular lucha política en solitario desde el otro lado de los muros tras los que se desarrollaba la resistencia numantina de sus compañeros y maridos.
.

Dulcinea Bellido, esposa, compañera y soporte de Lucio Lobato, interviniendo durante un mitín del PCE en la Plaza de Toros de Vista Alegre, Madrid. 1978

Desde las calles, en los barrios, en las obras, en las factorías y en las universidades, estas férreas mujeres sirvieron durante 40 años de apoyo a los presos mientras sufrían en sus propias carnes tiempos aciagos de miedo, terror, palizas, agresiones, amenazas, detenciones arbitrarias, opresión y sacrificios. Tan decidida fue la constitución de la red de apoyo, que Carmen Rodríguez, Rosa Pardo, Dulcinea Bellido, Vicenta Camacho,… impulsaron en 1965 la creación del Movimiento Democrático de Mujeres (MDM), pero lo que comenzó siendo un movimiento de solidaridad con los presos, pronto también acogió en su seno reivindicaciones feministas desde la óptica izquierdista. Todavía en julio de 1976, Dulcinea Bellido exigía la libertad de Lobato reivindicando sus valores: “Cuando nuestros maridos salgan de la cárcel lo harán para reafirmar aquello por lo que hemos luchado durante tantos años”.
.
Recapitulemos entonces: también sobre el dolor, la angustia y sobre el suplicio del que fueron víctimas estos hombres y estas mujeres, hijas e hijos, sobre las espaldas anónimas de tantas y tantos inocentes, se construyó esta Democracia imperfecta, pero al fin y al cabo germen de la que ha de ser futura Democracia justa, equitativa, distributiva y socialista a la que aspiramos y por la que aún debemos seguir luchando. Porque en definitiva de ellos y ellas procedemos, de aquellos hombres y mujeres que durante los años centrales del pasado XX arrojadamente se opusieron a la tiranía, haciéndole frente con las únicas armas de las que disponían, su honor y sus propias vidas. Y es su memoria y su ejemplo lo que nos ha de servir de estímulo y guía en las obscuras horas que se nos avecinan.

7 comentarios:

María Torres dijo...

Gracias Paco.
Olvidar nunca. El olvido absuelve a los verdugos.
Un abrazo.

Caminante dijo...

PONE: "sinónimo de fracaso) harán que sus modistas votos terminen en la nada"

SUPONGO QUE, DEBE PONER:
sinónimo de fracaso) harán que sus modEstOs votos

CONTINÚO LA LECTURA

PAQUITA

Paco de Jerez dijo...

Gracias, María por el estímulo de tu ejemplo.

Y a tí, Paquita, gracias por tu ayuda y tu corrección bienintencionada, pero el texto dice literalmente lo que quiero decir. Sostengo que muchos (¡ojo, no digo todos!) de los votos de Podemos son fruto de una moda, un modismo que ha arrasado entre diletantes, pijoanarkistas, pasotas, revolucionari@s de terraza de cafetería y gente mudable, pasajera y sin compromiso, los mismos que llenaban por cientos de miles las plazas del 15/M/2011 y que en noviembre de ese año se apearon del burro permitiendo con sus abstención el triunfo pepero en las generales. Porcentaje muy importante de esos espontáneos abrazafarolas del Mayo2011 han sido luego lo que considero son muchos votos "modistas" en las recientes europeas (seguro que me faltaban las comillas para este voquible de nuevo cuño). Probablemente el origen del propósito de Pablo Iglesias de no presentar candidaturas a las próximas municipales reside en no quemar el modelo, sabiendo que muchos de su 1.500.000 de votantes, tan amantes de las modas y por ende tan inestables, podrían quemarse y hacer mutis por el foro antes de consolidar y fidelizar ideas, pautas y responsabilidades.

andujar dijo...

He leído este artículo con sosiego y cariño porque es de alguien que sin conocerlo personalmente, admiro y respeto. Sin duda está muy documentado. Su autor es un gran trabajador, pero sobre todo es fiel a sus ideas, de ahí que termine muy escorado en sí mismo, siendo esta la causa de que nuestra historia, también la reciente, la vea como la luna, sólo parte de la misma. La otra parte, de trayectoria más larga en el pasado y en el presente, se olvida o simplemente se la viste con el sambenito de formar parte del sistema, olvidando que los pueblos sólo cambian las cosas mediante la revolución, que no fue posible en 1873 y en 1931, o a través de las reglas de juego en una Europa globalizada, a la que pertenece España. Desde hace 200 millones de años, cuando comenzó a fracturarse y disgregarse los continentes hasta alcanzar la situación actual, España está separada de África por el Mediterráneo, salvo durante los siglos que fuimos el Al’Andalus (http://cuadernos.webcindario.com/menu2/alandalus2/000.htm ).

Después de mi modesta crítica, dar las gracias a Paco de Jerez por su trabajo y porque también es la conciencia para posibles derivas de propios y ajenos.

Un abrazo desde Andújar

Santiago de Córdoba

Paco de Jerez dijo...

Como tod@s, Santiago, contemplo cada rostro, cada acontecimiento, cada miliario que jalona mi ya un tanto dilatada vida --muy a mi pesar-- bajo el prisma de mil facetas (como bajo el examinar de los hiperactivos ojos de una mosca) pero cuando exhibo el retrato que mi memoria fotográfica ha hecho de lo observado, no puedo evitar esa reconocida escora que evidencias en mí. Quiera Dios o el Arquitecto Supremo del Universo que la inclinación no finiquite en una deriva incontrolable que provoque mi embarrancamiento en los inútiles arenales de los Tiempos Perdidos, pero aún sabiéndolo, no me apeo de la embarcación, amigo, pues voluntariamente la floté y ya hace eones que decidí permanecer en ella a pesar de los arrecifes con los que fuera a encontrarme y a sabiendas de que otros, amigos y no amigos, entendieran que mi mirada adolece de un notable sesgo y carece de esa objetividad que --todo sea dicho-- no persigo ni por asomo. Agradecido en cualquier caso por los inmerecidos piropos y también por el reconocimiento de mi inclinación izquierdosa, que no escondo aunque algun@s piensen que por el mundo transito cojo, revirado o exclusivamente siniestro ;) . Un abrazo, compañero.

andujar dijo...

Querido amigo Paco, mantengo todo lo dicho sin que ello merme mi admiración por tu trabajo observando (con los hiperactivos ojos de una mosca) el pasado y todos sus rostros, que con distintas siglas perseguían la misma meta por otros o paralelos caminos…Por ello al final pedía que no dejes tu memoria fotográfica, ya que la misma sirve a propios y ajenos de conciencia para posibles derivas.

Un abrazo desde Andújar

Santiago de Córdoba

andujar dijo...

Después de enviarte mi comentario y leyendo de nuevo “Espejo en el que mirarse”, me ha hecho recordar que un viejo proyecto que inicié hace ya 35 años, es también un espejo en el que debieran mirarse propios y ajenos para posibles derivas.

Entre 1976 y 1980, viajando por todos los pueblos de Jaén, aquellos que habían “hecho la guerra” y sus familias me contaban la trayectoria común o desempolvaban viejos y doblados papeles…; muchos de ellos tenían que ver con su filiación ideológica. Fue entonces cuando decidí tomar nota e investigar en los archivos públicos, entonces cerrados.

Después de tantos años, en el 2013 comencé a redactar mi “Diccionario Biográfico del Socialismo en la Provincia de Jaén, 1880-1980”, colaborando al mismo tiempo con la Fundación Pablo Iglesias para su “Diccionario Biográfico del Socialismo Español”, que en el 2010 publicó dos tomos correspondientes al periodo 1879-1939, y ahora se trabaja el periodo 1939-1975.

Hasta el momento tengo documentadas 7.208 entradas de socialistas jiennenses (PSOE, UGT y JS) que, estructuradas por periodos de actividad política, se clasificarían de la siguiente forma:

Periodo 1880-1939: ...5.972 nombres de socialistas jiennenses
Periodo 1939-1975: ......208 (Exilio en Europa, África y América)
Periodo 1939-1975:.......280 (Organización clandestina en Jaén)
Periodo 1976-1980: ......748 (Periodo de la transición democrática)
TOTAL......................7.208

Desde marzo de 2013, que comencé a redactar, tengo terminadas el borrador de 3.102 biografías.

Supongo que sumando mis 71 años (mi propia memoria y la de la familia con tres represaliados: mi padre y dos tíos), y la investigación durante los últimos 35 años, el “Diccionario Biográfico del Socialismo en la Provincia de Jaén, 1880-1980” puede ser, cuando se publique, el “espejo en el que mirarse”.

Espero haber dado significado a mi comentario cuando decía “el pasado y todos sus rostros, que con distintas siglas perseguían la misma meta por otros o paralelos caminos…”.

Un abrazo.

Santiago